Francisco Muro de Iscar – Salvar al soldado Zapatero.


MADRID, 25 (OTR/PRESS)

Vuelven a hablar de patriotismo. La izquierda y la derecha. Hay que perder el miedo a las palabras porque éstas son lo que significan siempre que no se desvirtúen o se perviertan. ¿Hay que apoyar a cualquier precio al Gobierno, aunque no haga más reformas, para salvar la imagen exterior, para no debilitar la confianza, para proteger la credibilidad-país? Eso siempre lo piden los Gobiernos, del signo que sean, mientras que la oposición, sea la que sea, aprovecha la mínima para dar patadas en las espinillas, o un poco más arriba, al poder. Cuando cambian las tornas, hacen lo contrario.

En medio de otra grave crisis que hunde las Bolsas y nos pone en situación de emergencia, el presidente Zapatero ha convocado a La Moncloa a los más altos responsables de las 30 mayores empresas del país, aunque se ha dejado a algunos fuera y ha evitado que acuda también el presidente cesante de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán. Por cierto, recado para Bibiana Aido: ni una mujer entre los 30, todo un síntoma. ¿Qué busca el presidente? Muchos sospechan que sólo una foto, un gesto, una imagen como tantas veces. No es malo que cite a estos grandes empresarios cuyo negocio está ya casi más fuera de España que en la tierra patria. Tienen ideas porque sus empresas, con dificultades como todas, marchan bien, obtienen beneficios, emplean a muchos trabajadores, son la mejor imagen de España.

Pero, después, ¿qué? No parece estar en el programa que el presidente cite a las pequeñas y medianas empresas, que dan empleo al 80 por ciento de los trabajadores españoles; a los autónomos, que las están pasando de a kilo y que no tienen colchón de desempleo ni seguridad ni apoyos; al principal partido de la oposición; a los sindicatos, que también deberían formar parte del grupo; a los banqueros y «cajeros», que no dan créditos y que están pendientes de una reforma a fondo del mapa financiero, cargada de sombras y de posibles tempestades. Un dato más: Santander y BBVA, dos de los mejores bancos españoles y mundiales, llevan perdidos 50.000 millones en Bolsa en lo que va de año. Bueno, quienes los pierden realmente son los accionistas. Otro golpe más al bolsillo de los ahorradores y de los consumidores.

Los empresarios -cien empresarios VIP- se han dirigido al Rey pidiendo apoyo y es opinión generalizada que «sin nuevas y profundas reformas, habrá rescate», intervendrá Europa. Este es un país, como muchas familias, mal administrado, donde cada miembro ingresa menos que antes, debe dinero y gasta sin control. La reunión del sábado en Moncloa parece ser más una llamada de emergencia para salvar a un soldado perdido en el campo de batalla, que una declaración de intenciones para salir juntos de la crisis, para alcanzar un pacto de todos frente al enemigo único. Y aún así, hay que aplaudir que los empresarios acudan al lugar donde se toman las decisiones. Sobre todo si aprovechan para hablar alto y claro.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído