Mabel Redondo – Entre Bambalinas – Alejandro Sanz fomenta el buen rollo con sus ex.


MADRID, 13 (OTR/PRESS)

Valeria Rivera, ex de Alejandro Sanz y madre de su hijo Alexander de ocho años, ha regresado a España donde ha pasado unos días para promocionar el producto adelgazante Slim Exell. Rentabilizar su pasado y su presente con el cantante no es cualquier cosa, el año pasado ya lo hizo con la dieta de la alcachofa y un par de programas en los que le dijeron de todo menos bonita. Demasiado ensañamiento ejercieron con ella algunos televisivos.

Hace poco más de un año Valeria nos contaba que Alejandro aún no había formalizado los papeles del registro necesarios para darle los apellidos al pequeño. La diseñadora le leyó la cartilla y le puso a caer de un burro pero él nunca respondió, entendemos que es porque Alejandro nunca responde, excepto en el twitter, aunque se ha borrado de la red social para siempre por sentir que era objeto de burla y lo ha hecho dejando este epitafio twittereño: «Hoy decido que dejo de escribir en Twitter. Hay un grupo de gente que me está culpando de haber escrito «vuestra» con «b» cuando no es verdad, sólo para dejarme en ridículo. Lo que yo escribí es «nuestra gente» pero estoy harto de tanto ataque y tanta falacia, tanta mala baba y tanto esfuerzo para darle vida a gente sin alma, sin cultura y sin corazón. Leeré el Twitter de mi gente y escribiré a quien quiera pero no pienso seguirle el juego a tanta gente sin corazón. Adiós y que ardan».

Es más que evidente que al músico no le gusta que se mofen de él poniendo en duda su nivel cultural, carácter no le falta y arremete contra los twitteros con frases demoledoras con las que se podría hasta componer uno de sus hits más sonados.

De momento a Alejandro Sanz le estarán pitando los oídos porque Valeria Rivera ha hablado y mucho de él, pero esta vez no le ha puesto verde, más bien ha suavizado cien por cien la versión que nos dio en su anterior visita a España. Si antes le criticó porque no había reconocido a su hijo ahora todo es distinto: «Alejandro y yo tenemos una comunicación divina, hemos hablado mucho este último año porque deseamos ser los mejores padres del mundo, los niños están muy bien y eso es lo importante. Aunque públicamente ya lo hizo antes mediante un comunicado, Alejandro reconoció oficialmente a nuestro hijo en febrero de 2010, Alexander ya tiene el apellido de su padre. El siempre ha cumplido como padre y por supuesto que le pasa su manutención pero faltaba ese «papel». Alejandro ve a nuestro hijo a menudo y cuando quiere, no seguimos un régimen de visitas oficial. Vivo a 45 minutos de su casa, por eso aprovechamos para que estén juntos en el fin de semana».

Alejandro Sanz ya cuenta los días que le faltan para que nazca su tercer hijo, su novia Raquel Pereda está embarazada de siete meses, se sabe que es niño y posiblemente de a luz en Miami. El cantante está tan ilusionado que hasta le dedicó a su chica un premio que recibió hace unas semanas: «Se lo dedico a mi musa gordita», unas palabras no exentas de cariño.

Valeria nunca habló mal de la actual pareja de Alejandro: «Raquel es una bella persona, siempre se portó divina con mi hijo y va a ser una mama divina. Ella es muy buena, se desvive por Alejandro, le ayuda en todo, y a veces las mujeres perdonamos mucho».

Visionando el pasado, Valeria reflexiona sobre el padre de su hijo: «No le guardo ningún rencor a Alejandro, todos cometemos errores y tenemos que aceptarnos tal y como somos. Me hubiera gustado que nos hubiésemos conocido en otras circunstancias porque él estaba casado (con Jaydy Michel) y teníamos una amistad muy intensa, luego todo se complicó demasiado. En aquél momento estaba muy enamorada de él, pero ha pasado el tiempo y ahora hemos rehecho nuestras vidas, yo ya estoy casada y enamorada de mi esposo y él va a ser padre de nuevo. Ahora le veo más tranquilo aunque las chicas se le tiran encima, y es que es una estrella, no se puede esconder».

Lo que más me costó creer de mi entrevista a Valeria fueron sus palabras sobre Jaydy Michel, la esposa traicionada: «Con Jaydi también tengo buena relación, no nos llamamos todos los días, no tenemos mucha confianza pero nos tratamos diplomáticamente y nos respetamos, sobre todo por los niños. Si me guarda rencor nunca me lo ha dicho pero si un día ella quiere hablar del tema yo no tengo ningún problema y estoy muy dispuesta, pero por respeto nunca lo hemos tocado y ahora ¿para qué…?».

Ya lo decía Séneca: «Mejor es precaver lo venidero que disputar sobre lo pasado».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído