Andrés Aberasturi – Alfredo se mete con Rubalcaba.


MADRID, 6 (OTR/PRESS)

No es fácil entender lo que Alfredo dice mientras Rubalcaba gobierna y menos aun cuando lo que dice es un futurible, una posibilidad que Rajoy puede llevar a cabo o no pero que ciertamente ya han puesto manos a la obra el presidente y sus ministros incluido, naturalmente, el propio Rubalcaba. Claro que Rajoy, si gana las elecciones va a podar ¿pero es que el PSOE no ha podado también en temas sociales? ¿Cómo llama Alfredo a la política seguida en las pensiones o en los sueldos de los funcionarios? Si eso no son recortes, que venga dios y lo vea. Y los que nos esperan, porque en estos meses que aun quedan de legislatura, el Gobierno no va a tener más remedio que seguir por ese camino que no es el bueno ni el malo sino el único posible si queremos seguir manteniendo a flote la esperanza de que llegue el día que hablemos de la crisis en pasado. Alfredo puede hacer campaña de muchas formas, pero yo, de él, no trataría de dañar al PP pegando patadas en el culo Rubalcaba. Se puede hablar de cómo tiene Génova su partido por Levante, se pueden ir destapando poco a poco nuevas brevelcio9nes del caso Gürtel, pero mejor ni tocar el sangrante tema de los ajustes sociales cuando cinco millones de parados te oyen desde las colas del INEM.

Esto es lo que le ha tocado vivir a Alfredo en su campaña y tiene que enfrentarse a una situación que ni él ni nadie hubiera querido, pero es la que hay y lo menos conveniente a día de hoy es repetir lo que en tantas ocasiones les ha funcionado: cuidado que viene la derecha y os va quitar las pensiones; no conviene porque los pensionistas pueden ser mayores pero no tontos y saben que en lo que va de democracia el único gobierno que les ha congelado su ya escasa mensualidad ha sido el Gobierno de Rubalcaba.

Uno piensa que el discurso debería ser otro, justo el contrario al optimismo infantil de Zapatero, que ya hemos visto a dónde conduce, y mucho más pegado a la realidad con la que nos vamos a enfrentar los ciudadanos en los próximos tiempos gobierne quien gobierne. La receta para salvar la situación con el menor coste posible la sabe tanto Rubalcaba como Alfredo como Rajoy: reforma laboral seria, nada de medias tintas, drástica disminución del gasto publico, vigilar de verdad el endeudamiento de las autonomías y privatizar lo necesario. Es posible que esta receta le resulte demasiado liberal al PSOE, pero no va a ser Rajoy quien la inaugure porque ya Rubalcaba -con ZP- no han tenido más remedio que ponerla en marcha y aun les quedan meses para completarla. En campaña vale casi todo, pero a estas alturas no cuela colgar de la mochila rival los lastres propios.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

CONSOLAS

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído