Charo Zarzalejos – Nuestras particulares grecias


MADRID, 28 (OTR/PRESS)

La voz de alarma lanzada por todas las Comunidades Autónomas hay que tomarla muy en serio. De estas administraciones depende la vida diaria de los ciudadanos y sus derechos a la sanidad, la Educación y otros muchos aspectos de la vida cotidiana. Nuestras autonomías son, en cierto modo, nuestras «grecias» particulares. Deben dinero al Estado pero no pueden devolverlo porque no hay caja, no ya para devolver dinero, sino para hacer frente a buena parte de sus necesidades. El Gobierno, por su parte, se ha negado a ampliar el plazo de esa devolución para hacer más llevadera la devolución a la que ninguna autonomía se ha negado. Como solución, será el ICO , osea los ciudadanos, el organismo que financie la devolución de parte de la deuda contraída.

¿Qué diferencia de fondo o doctrinal existe entre aumentar el plazo de devolución o que con dinero público (ICO) se ayude a financiar la deuda?. La vía ICO garantiza el destino finalista del dinero que en ningún caso debe servir para el incremento de gasto. De todos modos, parece claro que para afrontar la situación económica de las autonomías hacen falta tres premisas: flexibilidad, compromiso y lealtad institucional. Lo contrario podría significar hacer con nuestras autonomías lo que se ha pretendido hacer con Grecia: imponer tales condiciones que lejos de dar salida al problema este se retuerce más.

Habrá que esperar a Septiembre para ver cual es el resultado final de los contactos iniciados el miércoles en el Consejo de Política Fiscal y Financiera. De momento el primer encuentro se ha salvado con un acuerdo de mínimos cuya eficacia va a ser más que discutible. Mientras, el PSOE mantiene que en el fondo lo que el Partido Popular tiene previsto es hacer recortes en Sanidad y Educación y como eso está mal visto busca excusas por todas partes. Pero el PP, que ya se las sabe todas, bajo ningún concepto va a introducir recortes en ninguna de estas dos áreas por mucho que el PSOE lo predique. El Presidente de Murcia ya ha lanzado un aviso a navegantes: si las cosas se ponen demasiado feas, antes de establecer recortes sociales, se devolverían al gobierno central determinadas competencias. Lo sensato es no dejar que la situación llegue más al límite de lo que ya está. Todas las autonomías están endeudadas y todas tienen enormes dificultades para hacer frente a sus obligaciones. La diferencia, desde que ganó el PP las elecciones del 22 de Mayo, es que las cuentas de las autonomías gobernadas por los populares se sabían cuales eran. Sus responsables sabían y saben de sus escasos recursos. Otra cosa es la herencia recibida en autonomías como Baleares o Castilla-La Mancha. La responsabilidad de Valencia, Castilla-León, Galicia etc es del Partido Popular, pero lo que está claro es que ni Bauzá es responsable del estado de cuentas de Baleares, ni Rudí de lo que ha ocurrido en Aragón ni Cospedal de las facturas de Castilla-La Mancha, de manera que lo mejor que pueden hacer todos es hablar poco y trabajar mucho para ahorrar lo más posible. Bajo ningún concepto España debe parecerse a Grecia.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído