José Luis Gómez – A vueltas con España – The Economist retrata a Rajoy.


MADRID, 06 (OTR/PRESS)

Mariano Rajoy quiere ganar las elecciones generales, a ser posible con mayoría absoluta, y por esa misma razón trata de presentarse como un líder de centro, que dice que no hará recortes sociales. Los medios españoles de derechas y sus propias bases saben que eso equivale a la cuadratura del círculo pero nadie se atreve a decirle nada a su candidato a presidente; unos y otros están concentrados en machacar al PSOE. Sin embargo, no toda la derecha actúa de esta manera en un mundo globalizado. Así, la revista conservadora The Economist pone en evidencia a Rajoy, cuestiona su discurso económico y le emplaza a mojarse, tras presentarlo como el hombre con nada que decir: «Rajoy, the man with nothing to say».

The Economist no sólo cuestiona la credibilidad de Rajoy como firme aspirante a presidente, sino que pone en cuestión el modelo de gestión del Partido Popular allí donde gobierna. Tiene toda su lógica que lo haga, ya que en un país tan descentralizado como España carece de rigor atribuir al Ejecutivo central todos los males. Las autonomías también son Estado -así lo reconoce la Constitución- y hay ayuntamientos como el de Madrid cuya dimensión financiera es más propia de un pequeño país que de un municipio. Pues bien, los poderes del PP en autonomías y ayuntamientos son hoy por hoy casi absolutos y, sin embargo, su discurso elude la autocrítica y se centra exclusivamente en derribar al Gobierno socialista, como si esto sirviera para algo.

Si el PP, como dicen todas las encuestas, gana las elecciones y gobierna a sus anchas tendrá que empezar por resolver la primera gran incógnita: o hace recortes o sube los impuestos. Tal y como están los problemas de la deuda y dados los compromisos de reducción del déficit -un 4% del PIB en 2014-, lo que no vale es hablar de otra cosa o disfrazar la realidad. Tanto para los electores como para los mercados financieros sería positivo saber qué quiere hacer el PP. Pero de verdad, sin obviedades ni pócimas milagrosas que solo distraen, como el adelanto del adelanto electoral.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído