Carlos Carnicero – ¿Hay alguien en el puente de mando?.


MADRID, 11 (OTR/PRESS)

Un huracán es inimaginable: si no asistes a su eclosión es imposible hacerse una idea de la fuerza desbordada de la naturaleza: lluvia horizontal, palmeras que se doblan hasta rozar con sus ramas el asfalto…

Estamos en un ciclón cuya fuerza no disminuye. Ayer eran Grecia, Portugal e Irlanda. Luego vinieron contra nosotros. Y hora, países del G-8 como Francia e Italia están en el epicentro de las turbulencias. Nadie está a salvo en esta tormenta.

El barco de la humanidad sigue a la deriva. Pero lo que más nos aterroriza es mirar al puente de mando y ver que está vacío. Los capitanes han demostrado una incapacidad manifiesta para encarar la tempestad. Barack Obama como un símbolo de impotencia afirma que Estados Unidos será siempre «Triple A» por mucho que las agencias de calificación lo metan en el tobogán de descenso. Barack Obama dirá lo que diga, pero el colapso ya se ha producido y las autoridades chinas se han dado el lujo de decir que Estados Unidos tiene su deuda incontrolada. Barack Obama está también subordinado a los mercados.

La humanidad busca un capitán, unos capitanes, capaces de navegar con tino en esta tormenta. Y sólo hay marineros mediocres a los que el sistema financiero les ha tomado la medida. La derecha norteamericana prefiere el caos que el triunfo de los demócratas. En España el PP quiere gobernar sobre un solar. Y en Inglaterra, los recortes de Cameron promueven el vandalismo de alta intensidad. Todo era previsible, pero estos capitanes, al final, no tienen ni idea de náutica.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

CONSOLAS

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído