Rafael Torres – Al Margen – Politiquear en tiempos revueltos.


MADRID, 26 (OTR/PRESS)

En tiempos revueltos se puede hacer política o politiquear, aunque para lo primero se necesita talento. El contubernio entre el PP y el PSOE para reformar la Constitución sin consultar a la gente (tampoco la consultaron gran cosa cuando la hicieron) no sólo parece dar la razón a Llamazares, a los Indignados y a los demócratas, sino que sitúa semejante suceso contra-natura como precedente. Menos preguntar a la ciudadanía, bien que mediante la fórmula democrática del referéndum, éstos partidos llamados a gobernar España eternamente a la sombra de la Corona son capaces de cualquier cosa, incluso, como estamos viendo, de ponerse de acuerdo.

Ahora que termina la sexta temporada del folletín televisivo de gran calidad que es «Amar en tiempos revueltos», que ha devuelto a millones de espectadores el placer de las sobremesas con el teatro en casa, vienen éstos Zapateros y Rajoys a politiquear en, como si dijéramos, los prolegómenos del traspaso de poderes, pues ellos se lo guisan y nosotros nos lo comemos. Pero ni el de León ni el de Pontevedra tienen la capacidad profesional, ni el entusiasmo, ni el talento, ni el gusto por la obra bien hecha de los actores, jóvenes semidesconocidos la mayoría, que han interpretado con tanto decoro la sexta entrega del melodrama de TVE. Ya quisieran nuestros políticos haber hecho los deberes, en éstos tiempos de calamidad, como los han hecho los inmensos José Luis García Pérez, Israel Elejalde, Nadia de Santiago, Manu Baquero, Eva Martín, Itziar Miranda. J. Antonio Sayagués, Maica Barroso, Hector Tomás, Marcos García, Montse Pla, Mar del Hoyo, Isabel Serrano, Manolo Solo, Roser Tapias y cuantos han intervenido en esa serie que a nuestros mayores se les antoja, como es lógico, de máxima actualidad.

Lamentablemente, los malos actores de nuestra astracanada política han despojado al público, a la ciudadanía, hasta del derecho a patear o a aplaudir. Interpretan ininteligiblemente para la mayoría, meten las morcillas que les de la gana y en vez de hacer política de gran estilo como los revueltos tiempos demandan, se hinchan a politiquear.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído