Francisco Muro de Iscar – El carril izquierdo.


MADRID, 8 (OTR/PRESS)

La Dirección General de Tráfico ha lanzado una campaña, por fin, para que los conductores regresen al carril derecho una vez hecho el adelantamiento. Hay conductores que, incluso en autopistas y autovías, circulan siempre por el izquierdo. Algunos, a velocidades bajas y sin inmutarse; otros se salen al carril izquierdo un kilómetro antes de adelantar a un camión y siguen en él un buen rato. Simplemente con cumplir la norma de dar el intermitente, adelantar y volver al carril derecho, ahorraríamos un montón de gasolina y mucho tiempo, sin necesidad de reducir los límites de velocidad ni ninguna otra cosa. Enhorabuena a la DGT de Pere Navarro. Ahora sólo falta que los conductores hagamos caso. No es sólo un problema de eficiencia sino de civismo.

En política también hace falta una campaña parecida. Hay partidos y colectivos que creen que sólo existe el carril izquierdo. Algunos incluso prohibirían el derecho. Los sindicatos creen que todo se arregla con más inversión pública, subiendo los impuestos -y cuando eso se produce, no pagan más los ricos sino quienes no pueden escaparse del control, que casi siempre son los trabajadores-, rechazan que se recorte ningún derecho social, entre ellos sus privilegios. Que un secretario general de Comisiones Obreras diga públicamente que no existen los «liberados» sindicales y que los que hay trabajan muchas más horas que los trabajadores de a pie es una ofensa a la inteligencia. Basta preguntar en las empresas y en las oficinas de la Administración Pública lo que opinan los trabajadores de este peaje sindical que pagan las empresas y la Administración, pero también los trabajadores.

Soy partidario de que paguen más los ciudadanos que más ganan y las comunidades de mayor riqueza, por razones insoslayables de solidaridad. Pero ese «impuesto a los ricos» esconde más demagogia que recaudación. ¿Más impuestos a El Corte Inglés, una empresa que lleva décadas invirtiendo, creando puestos de trabajo y ayudando a remontar crisis? ¿A un emprendedor modélico como Amancio Ortega? ¿A empresas que han traspasado las fronteras españolas y se han convertido en multinacionales españolas, con investigación propia, inversión, recursos, imagen? A esos ciudadanos o empresarios que invierten lo que ganan hay que apoyarles para que creen más empleo. No se si necesitamos más impuestos, pero sí muchos más emprendedores. En cuanto a los gestores públicos que han dilapidado los recursos de todos y han sido pésimos administradores ¿no hay que pedirles ninguna responsabilidad?

Siguiendo el anuncio de la DGT, se podría ahorrar mucho dinero haciendo que la Administración fuera austera y eficiente, que la educación o la justicia funcionaran, acabando con el fraude fiscal o con la ineficacia del INEM para ofrecer empleo o formación a los parados, especialmente a los más jóvenes. El anuncio de la DGT termina diciendo que «en autopistas y autovías el conductor más inteligente es el que vuelve siempre al carril derecho». Parece un mensaje subliminal contra Rubalcaba.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído