Julia Navarro – Escaño cero – Sin novedad en las urnas.


MADRID, 20 (OTR/PRESS)

Parece que los sondeos de opinión han sido más certeros que en elecciones anteriores, incluso para confirmar una mala noticia: el resultado obtenido por Amaiur en las urnas.

Que Amaiur haya obtenido un respaldo tan cuantioso, que conlleva que pueda tener su propio grupo parlamentario, pero más que el papel que puedan hacer en Madrid lo inquietante es el protagonismo que van a tener en el País Vasco con imprevisibles consecuencias. Los socialistas vascos, y el PNV deberían reflexionar por lo que todo esto significa, porque el triunfo de Amaiur tiene mucho que ver con su propia apuesta para el País Vasco.

Amen de esta inquietante noticia, el resto de los resultados electorales confirman, como decía antes, los augurios de las encuestas. El PP ha obtenido una amplia mayoría, lo que significa que nunca un partido ha tenido tanto poder en nuestro país como el que ahora posee el PP. Y es que a los resultados de este 20 de noviembre hay que añadir los del pasado 22 de mayo donde los populares obtuvieron el gobierno de la mayoría de las Comunidades Autónomas y de los ayuntamientos. Gestionar tanto poder no es fácil aunque desde luego siempre es más fácil que gestionar una derrota como la sufrida por el PSOE.

El PSOE ha perdido ese más de millón de votos de centro que son los que dan el triunfo a uno u otro partido, pero sobre todo ha perdido votos propios, los de miles y miles socialistas que han decidido votar a otras opciones políticas, incluido el PP. Getionar esa derrota será una misión difícil de encarar pero para ello será necesario que sin un minuto de retraso se convoque un congreso extraordinario del que salga elegido un secretario general y una ejecutiva que deberá de afrontar una travesía del desierto, pero sobre todo volver a recuperar el discurso socialdemócrata huyendo del aventurerismo político de Zapatero. Porque sin duda la pésima gestión de la crisis económica ha pasado factura al PSOE, pero también sus muchas «ocurrencias» de los últimos años, y los problemas que ha dejado instalado en la sociedad española como el autonómico. Es de esperar que en el PSOE sean capaces de hacer una dura autocrítica de que es lo que les ha llevado a obtener este resultado y porque los ciudadanos les han retirado su confianza. Consolarse o justificarse con que su derrota tiene solo que ver con la crisis económica sería un triste autoengaño.

Por lo demás IU y UPyD han recogido también buena parte de los votos socialistas. Lo que está claro es que este 21 de noviembre comienza el futuro, veremos qué nos depara.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído