Cayetano González – Demasiado tiempo.


MADRID, 28 (OTR/PRESS)

Los ciudadanos eligieron hace nueve días de forma clara y mayoritaria a Mariano Rajoy como nuevo Presidente del Gobierno, pero en la práctica el líder del PP no lo será oficialmente hasta el próximo 19 o 20 de diciembre cuando se celebre la sesión de investidura en el Congreso de los Diputados y sea votado, al menos, por los 186 diputados de su grupo parlamentario. Por lo tanto, transcurrirán treinta días entre la jornada de las elecciones y la designación formal y real del nuevo jefe del ejecutivo. Mucho, demasiado tiempo teniendo en cuenta la situación extremadamente crítica en la que se encuentra nuestra economía.

Han sido muchas las voces que han solicitado en estos días un acortamiento de los plazos para que hubiera Presidente y Gobierno cuanto antes. Desde el momento en que el decreto-ley de convocatoria de elecciones -y esa fue por tanto una decisión del actual Presidente en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero- fijaba la fecha del 13 de diciembre como la indicada para constituir las nuevas Cortes, resultaba muy difícil ganar días al calendario. Amén de que la ley electoral contemple unos plazos para que los diferentes partidos puedan presentar las impugnaciones que consideren oportunas al recuento provisional realizado en la noche electoral. Y en democracia, el respeto a las normas establecidas es algo esencial.

También ha habido voces que le han pedido al Presidente del Gobierno «in pectore» que adelantara tanto cuales iban a ser sus primeras medidas de gobierno como quienes iban a ser las personas que se iban a hacer cargo del equipo económico. Rajoy no debe de hacer ni una cosa ni la otra. Para aquilatar bien las medidas drásticas que con toda seguridad deberá tomar tiene que conocer muy bien los números de cómo deja el gobierno saliente la caja del Estado, cual es el déficit real. En cuanto a los ministros, aparte de que legal y formalmente no puede nombrarlos hasta que sea investido Presidente, si adelantara algún nombre, conllevaría para los interesados una exposición de tal calibre ante la opinión pública que con toda seguridad les quemaría antes de acceder a los diferentes Ministerios.

Por lo tanto, Rajoy no tiene más remedio que esperar tres semanas hasta que con el nuevo Gobierno formado y con el Boletín Oficial del Estado en sus manos pueda empezar la ingente tarea que tiene por delante. Mientras tanto, hace bien el nuevo Presidente del Gobierno en mantener todos los contactos con líderes internacionales que pueda -sobre todo con Angela Merkel y Nicolás Sarkozy- para tranquilizarles y hacerles ver que, como dijo el propio Rajoy en la campaña electoral, España es una gran nación que hará el esfuerzo que sea necesario para cumplir sus compromisos con el resto de los Países que integran Europa.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído