Andrés Aberasturi – Los líos del PSOE


MADRID, 23 (OTR/PRESS)

Menos mal que el nuevo Gobierno está por la labor de empezar rápido a dar titulares y disgustos porque si no el PSOE iba a acaparar demasiadas primeras páginas y no precisamente para bien. Ha comenzado la guerra de los manifiestos y el personal se tira a dar donde más duele. Lo mejor de todo es que, al final, veremos abajofirmantes que aparecerán en todas las listas; son los eternos supervivientes capaces de navegar bajo cualquier bandera y hacia cualquier destino. Renuncio a dar nombres.

Ya llevamos dos escritos y un oral. El primero llevaba por título «Mucho PSOE por hacer» y se atribuye, naturalmente, a Carmen Chacón y los suyos. Paso de reflexionar sobre lo que allí se decía porque es tema ya muy trillado pero si me llamó la atención la rapidez en hacerse público cuando el cadáver político de ZP aun estaba de cuerpo presente. A esta autocrítica-intento-de-desmarque, le siguió un articulo en «El País» con un titulo esclarecedor y punzante: «Sí estuvimos allí» y daban un repaso a los del «mucho PSOE por hacer» asumiendo colectiva y solidariamente la responsabilidad de la era Zapateril; hablan de orgullo y honor y terminan con una afirmación lapidaria: «A los que hemos tenido responsabilidades en los últimos años nos corresponde ahora ejercer la autocrítica en primera persona del singular» Una respuesta así de contundente merecía el contraataque de los «chaconistas» (dicho sea para abreviar) pero esta vez el comunicado no se hizo por escrito sino por oral, como los exámenes antiguos y a todos los que querían oír les decían que no van a admitir lecciones de lealtad de nadie y menos aun de quienes ocultaron a ZP durante toda la campaña hasta el fracaso final.

Un lío. Un lío porque ni Chacón asume aun el chaconismo ni Rubalcaba aparece al frente de los que «sí estuvieron allí» que, por cierto fueron todos, unos y otros. Y si en apenas una semana ha pasado todo esto, ni les cuento lo que nos queda por oír de aquí a febrero que es cuando está previsto el Congreso de los socialistas. ¿Resulta preocupante esta más que probable disputa? En absoluto. Si algo se echa de menos en esta izquierda de ahora es la falta de dialéctica y el exceso de pensamiento único. El único problema que podría haber aquí es la interlocución con el Gobierno hasta que las cosas queden claras en el primer partido de la oposición porque su coherencia y su consenso deberían ser fundamentales en las medidas a tomar en las próximas semanas. ¿Quién va a ser el responsable del PSOE en las negociaciones con el Ejecutivo y qué autonomía y poder moral va a tener cuando nadie sabe qué tendencia va a triunfar en el Congreso?

La mayoría absoluta es siempre peligrosa, pero si encima la oposición está más preocupada en sus líos internos que en su papel de oposición, la cosa se pone realmente peliaguda.

a.aberasturi

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído