Fermín Boscos – Cuñas de la misma madera.


MADRID, 06 (OTR/PRESS)

El Consejo de Ministros acaba de nombrar delegado del Gobierno en Asturias a Gabino de Lorenzo, veterano y reconocido dirigente popular en el Principado. Era, a la sazón, alcalde de Oviedo y tuvo cierta notoriedad en el ámbito estatal al trascender que se había opuesto con determinación a Francisco Alvarez Cascos cuando el ex secretario general del PP (y ex vicepresidente del Gobierno con Aznar), pretendió encabezar las listas de los populares en las pasadas elecciones autonómicas.

Como es sabido, al ver rechazadas sus pretensiones, Alvarez Cascos optó por crear un nuevo partido (Foro) con el que concurrió a los comicios alcanzando a ser la lista más votada, circunstancia, que ,aunque en minoría, le ha permitido alzarse con la Presidencia del Principado de Asturias. Quiere,pues, decirse que, tras el mencionado nombramiento, la tensión está servida. Dada la personalidad de uno y otro, podemos avizorar que la cosa puede derivar en choque de trenes con el consecuente incremento de horas de trabajo de los gabinetes jurídicos de las respectivas instituciones.

No hace falta estar en el secreto de los más recónditos pensamientos de Mariano Rajoy para inferir que el nombramiento delata el apego a la ironía que es seña destacada del Presidente del Gobierno. Sabido que no hay peor cuña (por pugnaz) que la de la misma madera, estoy seguro que en Asturias la cosa va a funcionar como un reloj suizo, tan pendiente como va a estar el uno de lo que haga el otro.

Hay otro aspecto del nombramiento que también refleja un registro interesante de la personalidad de Mariano Rajoy: es un ciudadano que valora la lealtad por encima de las conveniencias políticas. De Lorenzo se mantuvo de su lado en el cisma que provocó en el PP asturiano la vuelta de Cascos y ha tenido su recompensa. Para completar el recorrido irónico, ya solo falta que nombre delegado del Gobierno en Madrid a Francisco Granados, el ex secretario general de los populares madrileños fulminado en su día por Esperanza Aguirre. En este caso, la presidenta invocó la pérdida de confianza (deslealtad) para explicar la destitución. Atentos, pues, a la pantalla que no todo van a ser noticias procedentes del mundo de la economía.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído