PSOE, primarias a la francesa y debate a la búlgara

Parece que el mensaje que les dio la ciudadanía en las pasadas elecciones ha comenzado a calar entre los dirigentes del PSOE sin importar sus afinidades particulares. El descenso en el número de votos era algo que se daba por sentado, algo asumido, pues es el peaje que han tenido que pagar todos los gobiernos europeos que han gestionado los primeros años de esta crisis. Sin embargo, la dureza del golpe ha sorprendido incluso a los más pesimistas. Ciento veinte escaños se dibujaban como una pesadilla, pero ciento diez no entraban ni en los cálculos de los más agoreros.

Y más allá de la perdida de votos está el añejo descontento entre los simpatizantes y afiliados del PSOE, que se quejan de falta de diálogo, de comunicación y de debate interno, en parte porque es cierto, en parte porque a muchos les ha dolido ver al 15M tomar las calles en tiempos de un gobierno socialista. Eso sin contar que, si bien todo partido pasa por una crisis tras perder un gobierno, ninguno ha perdido nunca tanto en tan poco tiempo como el PSOE en este último año. Jamás habían perdido de golpe tantos afiliados y jamás el mapa electoral de España ha estado tan huérfano de rojo.

Así pues, y antes de que sea demasiado tarde, los diversos dirigentes del PSOE han decidido tomar la bandera de la regeneración y hacer suyo el mensaje de la calle: más participación, más nuevas tecnologías, primarias a la francesa con libre acceso a simpatizantes y afiliados… más democracia, en una palabra. Algo bueno, a primera vista.

Sin embargo, votar no lo es todo. Antes de votar hay que debatir sobre qué debe ser votado. Y en este caso concreto el PSOE está haciendo aguas desde todas sus candidaturas, al menos desde las dos que se han presentado hasta este momento. Al calendario del XXXVIII congreso me remito: si el día 7 de enero, domingo, comienza el debate de la ponencia marco entre las agrupaciones locales… ¡el día 3 de febrero comienza el Congreso!. Menos de un mes para debatir algo tan importante como el rumbo que habrá de seguir el partido en los próximos años y a los representantes a ese congreso. Vamos, ni en la Bulgaria soviética de los 99% de votos afirmativos se daba tan poco tiempo para prepararse el guión a los actores de aquellas pantomimas electorales.

Bien sé que junto a sus programas se ha presentado también una carta abierta pidiendo más tiempo para el debate, un aplazamiento al XXXVIII Congreso y una apertura a las bases. Sin embargo parece que no ha hecho mella en el deseo de ambos candidatos de echar pronto tierra sobre la crisis y seguir hacia adelante. Y si las prisas nunca son buenas consejeras, cerrar en falso esta crisis por intereses más o menos confesables, dando la imagen de apertura de unas primarias a la francesa pero continuando con la misma pasión por el debate sosegado de los camaradas búlgaros de los años de la Guerra Fría me temo que la perdida de votos va a seguir siendo una constante y el desencanto de las bases otra.

Y si al final del congreso no puede descartarse que se produzca un enjuague de cara a la galería y Chacón y Rubalcaba vuelvan a darse “mimitos” y a ofrecer una imagen de partido cohesionado y coherente, es muy poco probable que el mensaje cale mucho más allá de las cúpulas que viven para y de ambos candidatos. De momento el PSOE se ha dejado por el camino más de un cuarto de sus votantes y de sus afiliados, pero eso: sólo de momento.

Carlos Aitor Yuste Arija

Historiador

Sígueme en twitter: @aitoryuste

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído