Julia Navarro – Escaño Cero – De aquí a la eternidad.


MADRID, 17 (OTR/PRESS)

Ni sí ni no, sino todo lo contrario. A lo que parece esa va a ser la política del presidente Rajoy. Y es que cuando ante el presidente Sarkozy, un colega le preguntaba si piensa volver a subir los impuestos, nuestro presidente ha dicho que no es su intención, pero que no hay nada eterno, que depende.

La política del «depende» da mucho de sí, da para todo y no compromete a nada. De manera que a partir de ahora más vale que estemos preparados para todo. Quienes alaban en Rajoy que era un político previsible silban mirando hacia otro lado.

Rajoy hasta el momento no ha adoptado ninguna medida diferente a las puestas en marcha por Rodríguez Zapatero. Quienes antes arremetían contra Zapatero ahora se muestran comprensivos con Rajoy, de la misma manera que quienes antes apoyaban a Zapatero ahora arremeten contra Rajoy. O sea nada nuevo. Aunque sí es nuevo que un presidente se despache sobre sus planes de futuro diciendo que «nada es eterno».

Lo que medía de aquí a la eternidad pueden ser otra subida de impuestos, pongo por caso, o la introducción del copago sanitario, o la caída libre de la enseñanza pública, o vaya usted a saber. Como al decir de Rajoy nada es eterno no hay manera de saber cómo nos van a gobernar desde el PP y sobre todo ya sabemos que no nos podemos creer nada de lo que prometan o se comprometan.

Con su frase sobre lo efímeras que son las cosas de la vida y de la política, Rajoy nos advierte de que no debemos dar nada por seguro, que donde hoy dice blanco mañana puede decir negro. Así las cosas, los próximos años vamos a vivir llenos de incertidumbre. Si a Zapatero le reprochábamos sus «ocurrencias» a Rajoy tendremos que empezar a reprocharle sus «depende», que es una versión de derechas de las ocurrencias del primero.

El presidente decía hace unos días en un acto del PP de Andalucía que sabe lo que hay que hacer para salir de la crisis. Yo me permito dudarlo, porque como no hay nada eterno, lo que hoy piensa que puede ser útil para salir de la crisis mañana puede quedar caduco, o sea depende.

El presidente nos ha instalado en la incertidumbre, así que abrochémonos el cinturón porque no sabemos lo que se nos viene encima. Depende.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído