Pedro Calvo Hernando – El mejor juez es además inocente.


MADRID, 20 (OTR/PRESS)

A la espera de la sentencia del Tribunal Supremo en el primer juicio contra el juez Garzón, la artillería pesada de los organismos a los que nadie ha elegido sigue martilleando nuestros oídos y amargándonos la vida. Ahora es el informe del Fondo Monetario Internacional a punto de publicarse y que augura dos años de recesión en España, con caída del 1,7 del PIB este año y de un 0,3 el próximo, la rebaja más drástica de los países más avanzados. De las agencias de calificación hoy ya no quiero ni hablar. Da la impresión esa gente de que disfrutan sexualmente con estos bombardeos, al tiempo que no ofrecen nada más para resolver nuestros problemas. Al menos los Gobiernos español e italiano se lían la manta a la cabeza y toman decisiones que pueden conducir a algo, aunque en nuestro caso yo no comulgo con ellas ni mucho menos. Pero peor me van las recetas de aquellas gentes. La única receta válida es la que procurase próximos remedios tendentes al crecimiento de la economía española y a la disminución del desempleo. Pero nada en el horizonte.

Mientras tanto, no quiero que bajemos la guardia en el tema escandaloso y vergonzoso de la persecución a Baltasar Garzón. Pienso ingenuamente, como puede esperarse de mí, que la defensa jurídica y política del juez acosado ha sido tan brillante y meridiana que no puede desembocar en otra cosa que no sea la absolución con todos los pronunciamientos favorables, ahora en el caso de la Gürtel y luego en los otros dos intentos. Estoy seguro de que en el caso de que las cosas no ocurrieran así, caería sobre nuestro país una maldición mucho más dañina que la que nos trae la crisis económica. Empezando por un descrédito internacional más trascendente que el derivado de los problemas económicos. Garzón es el mejor juez y el más notable que ha tenido y tiene España, con una enorme hoja de servicios en la lucha contra la corrupción, el narcotráfico o las violaciones de los derechos humanos (que se lo digan al dictador Pinochet, por ejemplo).

Todo ello y más, por añadidura, pues sobre todo es inocente.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

COMIDA SANA

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído