Julia Navarro – Escaño Cero – El enemigo.


MADRID, 21 (OTR/PRESS)

Para el Jefe Superior de la Policía de Valencia, los estudiantes, incluidos los menores de edad, e incluso algún transeúnte ya entrado en años, son «el enemigo», y definidos así justifica las brutales cargas policiales que se han sucedido en los últimos días.

Lo bueno de la era de la TV, pero sobre todo de Internet, es que los ciudadanos podemos ver en directo cuanto sucede. Y respecto a lo que ha sucedido en Valencia no hay lugar a dudas: las cargas policiales contra los estudiantes, muchos de ellos menores de edad, han sido absolutamente desproporcionadas.

Que los estudiantes protesten porque están hartos de dar clase tiritando de frío porque en sus escuelas e institutos no se ha podido pagar la calefacción por falta de fondos, y que protesten contra los recortes en Educación, es algo que entra dentro de la normalidad. Lo que no es normal es la respuesta policial, que naturalmente es una respuesta política porque detrás de la policía hay unos mandos políticos que son los que dan órdenes de cómo deben de actuar.

Escuchando a la delegada del Gobierno, la señora Sánchez de León, en Valencia no ha pasado nada y la respuesta policial ha sido la adecuada. Además, la culpa es de los socialistas, dicen los populares valencianos, y eso sí, se quedan tan anchos después de tamaña afirmación.

El caso es que lo que los ciudadanos hemos visto en los informativos de televisión y a través de la Red no es otra cosa que una actuación desmesurada contra los estudiantes. Menos mal que el ministro del Interior, Jorge Díaz, al menos ha reconocido que ha podido haber «algún exceso», claro que también justifica la actuación de la policía echando la culpa a «infiltrados y radicales» que es una excusa muy manida. Pero para lo que no hay excusa, por lo que los ciudadanos no podemos pasar es por la actuación de la policía en Valencia.

No sé, pero creo que los populares van a tener que empezar a afinar su respuesta a las manifestaciones y protestas en la calle. Ante las manifestaciones convocadas por los sindicatos el pasado domingo y que fueron un éxito por más que la propaganda gubernamental diga lo contrario, a la secretaria general del PP solo se le ocurrió decir que el Gobierno tiene más gente detrás. Y contra las protestas estudiantiles solo se les ocurre utilizar el palo.

Yo no sé si entre los estudiantes había infiltrados y radicales como asegura el ministro, pero si sé que los responsables políticos del País Valenciano han hecho una pésima gestión y se han gastado lo que no tenían. Ahora llegan las vacas flacas y el nuevo presidente valenciano, Alberto Fabra, ha sacado las tijeras recortando los presupuestos de Educación, Sanidad, Investigación, etc. Es decir, que son los ciudadanos los que pagan las consecuencias de las malas gestiones de sus políticos, sin olvidar tampoco los efectos devastadores de la crisis económica.

El enemigo no son los estudiantes. El enemigo no son los sindicatos. El enemigos no son los ciudadanos preocupados con su futuro que salen a la calle a manifestarse.

Si Mariano Rajoy no es capaz de escuchar a la calle, la terminará perdiendo, y seguramente más pronto que tarde. Ojalá tenga el suficiente sentido común para no tener por enemigos a los que no piensan como él. Tiemblo de solo pensarlo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído