Charo Zarzalejos – 11M: preservemos el recuerdo


MADRID, 1 (OTR/PRESS)

En Madrid, los sindicatos han anunciado que el día 11 se sabrá la fecha de la huelga general y que además las movilizaciones convocadas para esa jornada van a ser un homenaje de recuerdo a las víctimas del 11M. No faltan días en el año ni en este mes de Marzo para la convocatoria de movilizaciones, pero se ha elegido el 11M de manera no inocente. Los convocantes saben por que. Los demás lo podemos suponer.

El 11M es nuestro particular 11S que causó más de 3000 víctimas en Nueva York. Son, deben ser estas fechas, unas fechas preservadas de cualquier algarada, de cualquier otra concentración que no sea para recordar a quienes perdieron la vida en los trenes de la muerte. Hace un par de años, el socialista Tomás Gómez se negó a acudir a los actos oficiales convocados por la Comunidad de Madrid. Fue un error. Su partido, en voz baja, así lo reconoció. También es un error, además de una provocación gratuita, que los sindicatos sitúen sus reclamaciones y críticas _todas ellas legítimas_ en una jornada de especial significado en la memoria colectiva.

Puesto que todo apunta a que hay quienes quieren que las calles de España ocupen las primeras páginas de los periódicos nacionales e internacionales a modo y manera de Grecia y hasta es posible que lo consigan, que por lo menos que los sindicatos reflexionen y se sumen al sentir mayoritario del país y dejen el 11M libre de acontecimientos que no sean los destinados a recordar, cada uno como quiera y como pueda, a las víctimas de aquella inolvidable y trágica jornada.

Nos vienen tiempos difíciles, duros en los que el sacrificio está garantizado. Esta realidad no la van a cambiar ni las manifestaciones y ni mucho menos los actos vandálicos protagonizados siempre por minorías pero no deja de ser comprensible que el enfado se exteriorice de alguna forma. Lo sorprendente es que la actual situación, de extrema dificultad, es materialmente imposible que sea culpa de un gobierno que lleva dos meses y medio en ejercicio.

Aplaudí la paz social que hubo en la etapa Zapatero, cuando se iniciaron recortes, se afrontó una reforma laboral y cada mes la lista de parados subía por miles. La aplaudí entonces y la aplaudo ahora, solo que ahora comienzo a echarla en falta. Si Javier Arenas gana las elecciones andaluzas, que se vaya preparando. Cualquiera diría que Andalucía es un oasis de empleo, de superávit y que en todos los colegios e institutos hay calefacción. En algunos se ha encendido hace dos días y nada ha ocurrido.. La cosa tiene su aquel.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído