Rosa Villacastín – El Abanico – A Isabel Preysler se le rompe el corazón.


MADRID, 1 (OTR/PRESS)

Siendo como es Isabel Preysler una persona afortunada, y con fortuna, el derrame cerebral que sufrió Miguel Boyer, la noche del lunes pasado, le ha partido el corazón. Acostumbrada a que la vida le sonría ha tenido que enfrentarse en apenas unos meses a la muerte de su hermana Beatriz, a la que se sentía muy unida, y al derrame cerebral de su marido. Un hombre con una de las cabezas más brillantes de nuestro país, acostumbrado a llevar una vida muy estricta, que cuida su alimentación al máximo y que hace ejercicio diario, lo que en principio debería ser un seguro de vida de cara a la vejez. No ha sido así, y Miguel como tanta otra gente ha sufrido uno de los ictus más peligrosos que hay, lo que obligó a su neurocirujano a meterle en el quirófano, y a hacerle una arriesgada cirugía de la que en principio ha salido bien parado, aunque todavía tendrá que permanecer en la UCI varios días hasta ver su evolución. Después de lo cual se sabrá si le quedan secuelas o no.

Según los últimos estudios realizados por la Sociedad Española de Neurología, fundada en 1949, en el tratamiento del ictus se han conseguido, según el doctor Masjuan, del Ramón y Cajal de Madrid, importantes avances en España, con unos resultados de casi un 50 por ciento de pacientes sin secuelas importantes frente a un 10 que no pueden tratarse. De ahí lo decisiva que resultan las Unidades de Ictus que hay en algunos de los grandes hospitales de nuestro país, y que disponen de tratamientos específicos durante las 24 horas del día y los siete días de la semana.

En época de recortes como nos encontramos, los políticos deberían priorizar la investigación y el desarrollo de los nuevos tratamientos preventivos que hay y que sirven para salvar vidas, o para conseguir una mayor calidad de la misma. Y a los datos me remito: cada año, alrededor de 130.000 españoles sufren un ictus, y cada hora que pasa desde que la persona sufre el ictus, tiene un envejecimiento cerebral de cuatro años. Debido a la incorporación de la mujer al mundo laboral, al estress, a la presión, el ictus es hoy la primera causa de muerte entre las mujeres.

Entre las recomendaciones que hace el doctor Masjuan para controlar los factores de riesgo están: hacer ejercicio moderado, mantener una dieta sana y equilibrada baja en sal y en grasas, realizar controles periódicos de peso, tensión arterial, nivel de colesterol, azúcar, y por supuesto abandonar el tabaco. Y, sobre todo, saber detectar los síntomas del ictus: pérdida de visión, alteración del lenguaje, pérdida de fuerza o sensibilidad en las extremidades. Incluso cuando estos síntomas tiene una corta duración hay que llamar al médico o llevar al paciente al Hospital del Insalud en el que les conste que hay Unidades del Ictus.

Gracias a esa celeridad se han salvado personajes tan famosos como Silvia Abascal, Carlos Larrañaga, Juan Luis Galiardo, María Escario y tantas y tantas personas que como Boyer, sufren a diario esta enfermedad.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído