Cayetano González – El desafío vasco.


MADRID, 5 (OTR/PRESS)

El órdago -al parecer calculado, pactado y negociado previamente con Merkel y Sarkozy- lanzado por Rajoy el pasado fin de semana en Bruselas al anunciar que su Gobierno luchará por reducir el déficit de nuestras cuentas públicas este año hasta el 5,8 por ciento y no al 4,4 como tenía pactado el Gobierno anterior, ha desplazado de la atención informativa cualquier otro hecho en si noticioso y relevante.

Este es el caso del último estudio de previsiones electorales en el País Vasco -donde se celebrarán elecciones autonómicas dentro de un año- elaborado por el equipo de investigación del «Euskobarómetro» que dirige el prestigioso profesor de la Universidad del País Vasco y en otro tiempo miembro de la Ejecutiva del Partido Socialista de Euskadi, Francisco Llera. Según dicho estudio, la mayoría nacionalista conformada por el PNV y la izquierda abertzale será aplastante, rondando los 45 escaños de un total de 75 que componen el Parlamento Vasco. Por el contrario, la suma de los dos partidos constitucionalistas, PSE y PP, que en la presente legislatura ha permitido al socialista Patxi López estar en Ajuria-Enea, rondaría los 30 escaños, muy alejada de esa mayoría necesaria para seguir gobernando.

Es decir, a un año vista de esas trascendentales elecciones, la única duda razonable que existe es si el próximo lehendakari será un miembro del PNV o de la marca con la que ETA concurra a las urnas, sea Amaiur o Sortu. En cualquiera de los dos supuestos, el desafío independentista que plantearán al Estado será de órdago. El PNV, con una izquierda abertzale crecida, no podrá quedarse atrás en sus reivindicaciones soberanistas y en el caso de que sea ETA quien alcance el poder -que es por lo que han estado matando desde hace más de cincuenta años- seguirá a pies juntillas su «hoja de ruta» que no tiene otro objetivo final que conseguir la ruptura con España.

Triste y preocupante panorama por tanto el que dibuja este estudio del Euskobarómetro. Por eso, se compadece muy mal ese discurso estúpido pero políticamente correcto que consiste en decir que ETA ha sido derrotada. Lo habrá sido policialmente, aunque todavía ni se han disuelto ni han entregado las armas, pero de ninguna manera se puede afirmar que haya sido vencida políticamente. En este terreno va ganando claramente la partida -ya tiene siete diputados en el Congreso, gobierna en la Diputación Foral de Guipúzcoa y en muchos Ayuntamientos del País Vasco- y dentro de un año ansía conseguir el poder en el Gobierno Vasco. ¿Se imaginan a Otegui de lehendakari?, ¿o a un miembro de Amaiur de Consejero de Interior con mando sobre la Ertzantza, o dirigiendo, es un decir, la Cultura o la Educación del País Vasco? Pues dentro de un año ese esfuerzo de imaginación puede ser una triste realidad.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído