Charo Zarzalejos – La campaña que viene.


MADRID, 10 (OTR/PRESS)

Asturias y sobre todo Andalucía centran la atención electoral. De acuerdo con los dato conocidos en ninguna de las dos autonomías se puede dar nada por seguro. A día de hoy cualquier fórmula de Gobierno parece posible ya que en ninguno de los dos casos se apunta con nitidez una mayoría absoluta. En Asturias esta posibilidad está descartada y en Andalucía, aunque el PP sea la primera fuerza, que lo será, no es garantía de que vaya a gobernar.

En cualquier caso, en Andalucía se abre una nueva etapa, porque nueva sería la situación que se derivaría de un eventual gobierno de coalición PSOE-IU. Se abre, lo que en el País Vasco, se denomina «nuevo tiempo» tras el cese por parte de ETA de su actividad terrorista.

Asturias y Andalucía son las dos campañas oficiales, pero hay otra que está en puertas, que de manera tácita y silenciosa ya ha comenzado. Este es el caso del País Vasco, en donde tras el último pleno del Parlamento vasco en el que el lehendakari pretendía que viera la luz una comisión para la convivencia, la sensación de agotamiento es más que palpable. Pretendía el lehendakari que con este pleno se iniciará oficialmente el «después» de ETA, pero el acuerdo no fue posible y todo quedo en nada. La decisión del Ejecutivo de López es agotar la legislatura y para ello cuenta con el apoyo de Basagoiti, pero los «materiales» padecen ya de agotamiento y ahí está tocando a las puertas de unos magníficos resultados la izquierda abertzale que bajo las siglas de Bildu o Amaiur -no necesita de Sortu para comparecer a las elecciones- va a rozar los talones al PNV que a día de hoy aparece como la primera fuerza del País Vasco pero sin las holguras de otros tiempos.

Es más que probable que los socialistas se lleven otro disgusto en Euskadi y que el PP se quede como está. Lo que es seguro es que las elecciones vascas, cuya campaña está ahí mismo, van a deparar una clarísima y contundente mayoría nacionalista. Lo probable es que el PNV se beneficie del voto útil como mejor manera de evitar que Amaiur se convierta en la primera fuerza. Y aquí viene la gran incógnita. ¿Pactará el PNV con PSE o PP dejando a la izquierda abertzale en la Oposición pura y dura?. La izquierda abertzale cree que «no se atreverá» y socialistas y populares desplegarán todo su capacidad de convicción para que se «atreva».

Si los resultados le cuadran, el PNV gobernará en solitario, buscando apoyos puntuales que la izquierda abertzale se apresurará a darlos. En menos de un año veremos que el actual «nuevo tiempo» se va a convertir en «novísimo». PNV y Amaiur serán los grandes triunfadores y aunque distintos y distantes, ambos llegarán para quedarse. Si esto ocurre, que ocurrirá, Rajoy llamará a Rubalcaba para mantener una larga conversación.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído