Cayetano González – Mitin en las aulas.


MADRID, 15 (OTR/PRESS)

La delegada de la Junta de Andalucía en Sevilla, la socialista Carmen Tovar, no tuvo mejor cosa que hacer el pasado viernes -primer día de la campaña electoral de cara las elecciones del próximo día 25- que irse a un Instituto público de la capital andaluza y dar un mitin en las aulas a un numeroso grupo de alumnos de la ESO. Como los alumnos a los que hablaba no pueden votar al tener entre 12 y 15, el objetivo de la arenga no era otro que el que los chicos y chicas convencieran a sus padres de lo malo que sería para Andalucía que ganara el PP, y por contra de lo conveniente que sería que siguiera gobernando el PSOE en esa comunidad autónoma.

Lo peor de todo no fue el acto en sí, sino algunos de los argumentos empleados por esta prócer del socialismo andaluz: «Por un lado -dijo- está la gente que puede pagárselo todo, una tremenda minoría que busca proteger sus intereses y a los que protege tremendamente la derecha. Y, por otro lado, está la gente en general, que necesita de lo público para que lo público le proteja el futuro inmediato». Por si acaso los alumnos no habían captado la sutileza del mensaje, la señora Tovar remachó el mismo animando a los alumnos a ser rebeldes porque «¿y si pasa lo que no queremos que pase, y que no va a pasar (que gobierne el PP) y no os terminan el gimnasio?» Tras esta aguda reflexión dio un golpe en la mesa y añadió: «Allí estaremos (los del PSOE) con vosotros pidiendo que continúen con las políticas progresistas».

Algunos pueden pensar que con los escándalos de corrupción que salpican a la Junta de Andalucía, sobre todo por los ERES falsos, las ayudas sin justificar, la colocación de familiares o de militantes socialistas en la Administración o en las empresas públicas, lo de esta señora Delegada es «pecata minuta» o una mera anécdota. En términos cuantitativos puede que sea verdad, pero no si se va al fondo de la cuestión: ¿qué es lo que mueve a la señora Tovar a irse el primer día de campaña electoral a un Instituto público de Sevilla y dar un mitin a menores donde les viene a decir: oye guapos, tenéis que decid a vuestros padres que no voten a la derecha porque sino esto se acaba. Decidles que nos tienen que seguir votando a los socialistas, para que, por ejemplo, se pueda acabar el gimnasio del Instituto.

En mi opinión, lo que mueve a la Delegada a hacer esto es la corrupción moral que se ha instalado en Andalucía por mor de algo que es anómalo en el funcionamiento de un sistema democrático: la ausencia de alternancia política durante los treinta y cinco años transcurridos desde la transición democrática en los que el PSOE ha gobernado de forma ininterrumpida. Precisamente esta necesidad imperiosa de cambio es lo que más pueda favorecer al PP de cara a las elecciones del próximo día 25.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído