Cayetano González – Inquietud en las víctimas.


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

Las víctimas del terrorismo no están tranquilas. Intuyen que el nuevo Gobierno del PP puede transitar, si no lo está haciendo ya por la senda del apaciguamiento de ETA a través de posibles concesiones a la banda terrorista en política penitenciaria. Esta es la conclusión más importante de las reflexiones expuestas por los responsables de las principales Asociaciones de Víctimas del Terrorismo durante un Seminario organizado por el Observatorio Internacional de Víctimas del Terrorismo de la Fundación Universitaria San Pablo-CEU que ha tenido lugar esta semana en Madrid.

Angeles Pedraza (AVT), Francisco José Alcaraz (Voces contra el Terrorismo), Joaquín Vidal (Federación Autonómica de Víctimas del Terrorismo), Rubén Múgica (Covite) y Daniel Portero (Dignidad y Justicia) fueron los que de una manera o de otra advirtieron al Gobierno de Rajoy que hay algunas rayas rojas que no están dispuestos a que se traspasen, sin al menos alzar su voz y expresar su disconformidad con lo que eso conllevaría de desgaste del ejecutivo popular ante la opinión pública. Las víctimas del terrorismo y con ellas muchos ciudadanos no entienden que se pueda hablar por parte de algunos responsables gubernamentales de «generosidad» con los presos de ETA sin que antes se anteponga la exigencia de Justicia, así con mayúsculas, lo que implica el que los terroristas que están en la cárcel cumplan íntegramente sus penas.

Los responsables de las Asociaciones de Víctimas que hablaron en el CEU no creen que el Gobierno del PP haya negociado con ETA como hizo Zapatero en su primera legislatura en la Moncloa, pero algunos de ellos si piensan que el actual ejecutivo puede querer aprovechar esa estela negociadora del anterior presidente del Gobierno pensando que con ello puede acelerar la total desaparición de la banda terrorista que pasados cinco meses desde su anuncio de «cese definitivo de la actividad armada», ni se ha disuelto, ni ha entregado las armas.

Pero el Gobierno del PP no puede pretender jugar con todas las cartas de la baraja al mismo tiempo: no contristar a las víctimas del terrorismo, entenderse con el PNV, seguir manteniendo en Vitoria el apoyo al lehendakari Patxi López, tener algún gesto con el entorno proetarra. Hacer todo eso a la vez es metafísicamente imposible. El respeto a las víctimas del terrorismo lleva implícito buscar la derrota total, absoluta, sin paliativos de ETA. Y hacerlo sin ninguna concesión política a cambio. Los terroristas no pueden tener ningún premio por dejar de matar. Ley y Estado de Derecho dijo Rajoy en su debate de investidura. Pues que lo cumpla, porque en caso contrario tendrá a las víctimas del terrorismo en contra y eso, aparte de otras consideraciones, no lo entendería nadie, empezando por su propia base electoral.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído