Julia Navarro – Escaño Cero – Viejos candidatos.


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

El escándalo de los ERES ha marcado la campaña electoral andaluza y previsiblemente tendrá efecto en las urnas. Aún así, Javier Arenas, que tiene muchos trienios en política, no quiere dar las elecciones por ganadas no vaya a ser que en el último momento suceda lo imprevisible, es decir que el PSOE vuelva a obtener la confianza de los andaluces.

Conociendo Andalucía no cuesta comprender que estos días muchos andaluces se debaten entre la continuidad y el cambio. Lo cierto es que también se nota el cansancio que supone haber tenido a un solo partido gobernando treinta años, o sea toda una generación. Claro que al mismo tiempo son muchos los que sienten vértigo, vértigo por lo que puede deparar un gobierno de derechas en una comunidad como la andaluza.

España ha cambiado y Andalucía también pero aún así la memoria histórica funciona, y aún hay muchos andaluces a los que les aflora en la memoria lo que las derechas significaron en el pasado. Naturalmente, nada tiene que ver la derecha de hoy con las derechas de antaño, pero la desconfianza y el temor no atienden a razones.

En realidad, ninguno de los dos principales candidatos, José Antonio Griñán y Javier Arenas, son buenos candidatos. Arenas lleva décadas intentando que los andaluces le acepten, y Griñán es un tecnócrata al que sienten lejano. Por si fuera poco, el actual presidente de Andalucía no ha sabido mantener unido al PSOE y en su partido hay quien ya tiene la escopeta cargada por si Griñán fracasa en las urnas.

Los populares «filtran» que tienen una encuesta que les da mayoría absoluta. Si es así gobernarán, pero si no obtienen esa mayoría entonces Griñán echará cuenta e invitará a Izquierda Unida a formar un Gobierno de coalición, y yo no sé ustedes, pero a mí me caben pocas dudas de que IU aceptará.

Griñán y Arenas son políticos de largo recorrido, con pasado de ministros a sus espaldas, y ninguno de los dos representa una novedad y tampoco despiertan entusiasmo. A ambos todos les conocemos demasiado, en lo bueno y en lo malo. Acaso Arenas ahora cuenta con el plus de que el PP gobierna España y que la sociedad en general ha terminado harta de los gobiernos Zapatero.

Lo que es evidente es que Andalucía será distinta si Arenas gana a Griñán. El domingo los andaluces tienen la palabra. Que sea para bien.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído