Elecciones en Asturias. El «biparppsoe» versus el Foro de Cascos.

En información no hay peor cosa que una verdad a medias. La manipulación mediática de la que es víctima Foro Asturias Ciudadano, el partido de Álvarez Cascos, por parte de la prensa de todos los colores, es ejemplo del vicio en el que no debería caer ningún medio de comunicación, que tiene como fin la noble misión de informar. Veamos el status quaestionis: existe un total vacío en torno al Presidente en funciones del Principado de Asturias. Sus comparecencias en los medios son escasas, por no decir nulas, y la información sobre él o su partido, se difunde de manera aviesa y tergiversada. Los intereses empresariales y personales priman sobre la objetividad, y por ello, en periódicos, tertulias y debates, leemos y oímos las verdades a medias a las que aludía: que Cascos no fue capaz de llegar a acuerdos, que es incapaz de dialogar, en definitiva, que su falta de cintura para formar un Gabinete sólido, capaz de sacar a Asturias de la quiebra económica y el ostracismo, condujo a los asturianos a unas nuevas elecciones con todo lo que esto lleva aparejado. ¡Un fiasco total! Pero en honor a la verdad, conviene aclarar que la culpa no radica en Cascos sino en los oligarcas eternos que a lo largo de décadas se han instalado en su feudo y adquirido privilegios y prebendas que no están dispuestos a perder. Así de claro. Sin embargo, el ciudadano, ajeno a los tejemanejes de estos contubernios, oye e incorpora las mentiras sin profundizar en el análisis. “Una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad”, decía Goebbels. La mentira es un arma relativamente barata, con la particularidad de que una vez puesta en marcha, camina sola, máxime si se dispone de medios públicos apesebrados – o privados subvencionados—, al servicio de la causa. Este es el mosaico de los medios de comunicación del Principado.

A lo largo de los treinta años de régimen socialista, la autonomía astur se había convertido en una especie de coto privado. Las desfeitas al más puro estilo andaluz, se pueden contar por docenas. La millonada de fondos recibidos del Ejecutivo de Aznar, por ser una autonomía dependiente del carbón, se difuminó en algunas autovías y museos ad hoc: de la trucha, de la lechería, del urogallo, del queso, del movimiento obrero y hasta de la minería de montaña. (Más de 15 millones de euros). Tampoco han faltado en la “larga noche de piedra” de los socialistas, los edificios suntuosos, como el Palacio de Congresos de Buenavista, una especie de ovni de Spilberg arquitectónicamente rechinante. ¡Menos mal que solo costó 350 millones de euros! Sí, ha leído bien: 350 millones. Y hablando de edificios, 44 millones se llevó el centro Niemeyer de Avilés, de sostenibilidad más que imposible, ejemplo de despilfarro de nuevos ricos. La gestión de los 296 millones del HUCA –mal diseñado y con menos camas que el viejo— y el sobrecoste del puerto de El Musel, del que aún no se conocen las cuentas, también están en entredicho. (La “Y” de Bimenes y El Musel, 400 millones de sobrecoste). Aparte de esto, ahí está aún el caso Arena (Riopedre), con varios miembros del partido socialista imputados, algunos en la cárcel, como el consejero de Educación. ¡Una vergüenza! Los chanchullos en ayuntamientos, el plan general de ordenación de Gijón, el asunto Vipasa por los minipisos de La Laboral, que toca también a gente del PP, son algunos de los asuntos socialistas. Mientras tanto, el PP astur agonizante, hacía la vista gorda y, de alguna manera, amparaba la corrupción socialista al tiempo que desarrollaba proyectos tan farragosos como el de Villa Magdalena o el aparcamiento de la calle Uría, por limitarnos solo al cortijo de don Gabino. Por eso llegó Cascos; para poner orden, llamado por los que aún creían que había un soplo de esperanza. Y la hubo. Hasta que llegó la Señora de La Mancha y puso el punto final, obligando al exministro a crear el FAC.

Tras ganar las elecciones, Cascos se encontró con la sorpresa —aunque no tanta— de la componenda del cordón sanitario PSOE-PP, con IU para algunas cuestiones, hasta el punto de dejarle sin capacidad de maniobra. Fue muy comentada aquella reunión en el restaurante la Zoreda antes de las elecciones del 22 de mayo, en la que PP y PSOE se repartían la piel del oso antes de cazarlo. Fuentes interesadas manifiestan que el “pacto de la Zoreda” nunca existió, pero los hechos sí lo demostraron, de facto. Se evitó que Cascos fuera presidente de la Junta General del Principado votando los socialistas al candidato popular, Fernando Goñi. Así PSOE y PP pudieron seguir “chanchulleando” ocho meses más.

Cascos se encontró con las arcas vacías, las cuentas públicas falseadas a través de organismos –como la Junta de Saneamiento—, y además con un taco de facturas bajo la alfombra –27.000 del HUCA— por importe de más de 200 millones de euros. Vamos, como para dimitir e irse a pescar a Navia. Pero no, Cascos decidió poner en marcha medidas de ajuste como han hecho otras comunidades autónomas gobernadas por el PP, arruinadas por gobiernos anteriores, léase, Galicia o Castilla-La Mancha: suprimir vehículos oficiales –curiosamente todos de gama alta—, eliminar cargos de confianza, reducir puestos eventuales de la Administración, teléfonos móviles, tarjetas de crédito… Cuando Foro intentó recortar 200 millones a la RTPA, la televisión pública, esa rémora sobrecargada de personal, que paga por emitir eventos deportivos que otras cadenas difunden gratis, se le amotinaron productoras, sindicatos, el “biparppsoe” y se unió también IU. Ya estaban todos juntitos para jugar a poner palos en las ruedas de Foro.

Aun así se han hecho cosas en Asturias aunque nadie da cuenta de ellas. La supresión de los coches oficiales y el cambio por una gama más baja supondrá un ahorro de 800.000 euros; en cuanto a la sanidad pública, Foro ha integrado el sistema sanitario, ha reducido las listas de espera e incrementó en un 6,5% el presupuesto de sanidad; con la eliminación de personal de confianza y la reducción del sueldo de los altos cargos se contendrá el gasto en 700.000 euros; también ha creado medidas de apoyo a emprendedores (Asturias tiene una tasa de paro juvenil del 50%), y un Plan Territorial de Empleo dotado con 10,5 millones de euros. Foro lucha asimismo por infraestructuras como el AVE, la autovía del Cantábrico y defiende los Fondos mineros porque el compromiso con el Gobierno central conllevó la supresión de 9.000 puestos de trabajo y están pendientes de cobro los de los últimos ocho años.

Al tumbarle la oposición los presupuestos, una de dos, o aceptaba los anteriores de Areces –contra los que ya se había posicionado el PP—, o disolvía la Cámara y convocaba elecciones. Y eso hizo. Y en eso estamos. A cinco días del 25 de marzo, las encuestas auguran resultados para todos los gustos. Ante las posibilidades de los resultados, es tan preocupante que gane el PSOE, como que los socialistas sean la lista más votada, con lo cual reeditarían el bipartito PSOE-PP, o que el PP sea la lista más votada y que se repita la historia PP-PSOE. Una pequeña esperanza en este caso es que el PP de Cherines es más civilizado que el de Pérez Espinosa, más próximo a Cascos. Prueba del error de la señora Cospedal es que, por fortuna, no repiten los candidatos de la lista anterior. Dicho esto, lo mejor para Asturias sería que ganara Álvarez Cascos por mayoría; y lo regular, que Cascos fuera la lista más votada y formara gobierno con el PP. Eso sí, si los socialistas vuelven, que no culpen al ex de Fomento. Habrá que pedirle cuentas a la Secretaria General del PP que, por un afán de mando, y “otras cosas” de las que no toca hablar, hizo trizas la esperanza de los asturianos.

___________________
Por Magdalena del Amo
Periodista y escritora, pertenece al Foro de Comunicadores Católicos.
Directora de Ourense siglo XXI
Directora y presentadora de La Bitácora, de Popular TV
www.magdalenadelamo.com
✉ periodista@magdalenadelamo.com
Suscripción gratuita
(19/3/2012)
.

Autor

Magdalena del Amo

Periodista, escritora y editora, especialista en el Nuevo Orden Mundial y en la “Ideología de género”. En la actualidad es directora de La Regla de Oro Ediciones.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído