Francisco Muro de Iscar – Todos hemos perdido


MADRID, 29 (OTR/PRESS)

Dos jóvenes caminan delante de mí diciendo: «Y mañana el periódico -omito el nombre- dirá que la huelga general ha sido un éxito». Así es. Unos periódicos hablarán de que ha sido un éxito y otros, que un fracaso. Los sindicatos hablarán de un seguimiento masivo y el Gobierno dirá que la incidencia ha sido mínima. Algún partido hablará de que es un imperativo retirar la reforma laboral y negociar con las fuerzas sociales y otros dirán -como lo dirá el propio Gobierno- que hay que seguir con las reformas porque la situación es muy grave y Europa nos vigila. La Bolsa seguirá bajo mínimos, habremos perdido miles de millones de euros, que tendrán que salir de nuevos recortes y nuevos impuestos, y ya está. Este mismo comienzo podía haber servido para la huelga de 2010 o para la que venga dentro de unos meses, que vendrá.

En la calle ha habido bastante normalidad, con la excepción del transporte público, los mercados centrales, algunas fábricas y algunos puntos, especialmente por la noche y en la madrugada. El consumo de energía eléctrica ha caído muy poco, menos incluso que en la huelga de 2010. Y entonces, el Gobierno -socialista- dijo más o menos lo mismo que el Gobierno -popular- dice ahora. Y el Gobierno -popular- hará prácticamente lo mismo que el Gobierno -socialista- hizo entonces: no hacer caso y proseguir con las reformas.

Me disgustan algunos aspectos de esta reforma laboral, pero para eso está el debate y la negociación en el Parlamento. No hay razón para convocar una huelga general a un Gobierno que lleva cien días en el poder y que se ha encontrado una España en derribo, culpa de la inacción y la falta de acuerdo de patronal y sindicatos -incapaces de lograr un acuerdo serio en ocho años- y de un Gobierno que, con la anuencia y el aplauso de los sindicatos, negó la crisis, fortaleció el poder de los bancos, no combatió la corrupción adecuadamente y aumento la desigualdad social. Todos somos hoy más pobres y tenemos un trabajo más precario por culpa de esa inacción. Y hoy, veinticuatro horas después de la huelga, aún más pobres y con más gente en la cola del INEM.

Ayer hubo más de cinco millones de españoles que no pudieron hacer huelga porque no tienen trabajo. Ni esperanza de encontrarlo. A ellos debería dedicarse este Gobierno preferentemente con medidas concretas. Hay que hacer reformas, pero hay que explicarlas mejor y hay que atender lo que piensan los ciudadanos. Pasada la huelga, suavizado el ruido, el Gobierno de Rajoy debe mirar hacia Andalucía, hacia Asturias y hacia los trabajadores y los parados y ver que hay cosas que los ciudadanos no entienden. Que hay que buscar acuerdos y pactos porque de esta crisis no vamos a salir gracias a los sindicatos, pero tampoco precarizando todo y sin consensos mayoritarios. Con la huelga, hemos perdido todos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído