Carmen Tomás – Desde el parqué – Apenas un respiro.


MADRID, 05 (OTR/PRESS)

El sistema financiero español sigue en el punto de mira de los inversores y de las instituciones internacionales. La fórmula para su saneamiento aparcando los activos procedentes del ladrillo, sobre todo el suelo a valor incalculable, centra los debates. La idea del banco malo no sabemos si finalmente cuajará. Sabemos que el Banco Santander se opone y algunos en el consejo de ministros también. El gobierno tiene tantas cosas que «vender» a los ciudadanos que una más se hace cuesta arriba para algunos. El aparcamiento de los activos «toxicos» tiene a priori dos soluciones o dinero público o dinero europeo. Parece que el presidente del gobierno no quiere pedir dinero. La utilización de dinero público necesita mucha explicación. Podría y debería hacerse. Sin un sistema financiero sano, la economía española no va a despegar. Lo sabe todo el mundo. Pero, las resistencias son muchas.

La cuestión es que mientras seguimos discutiendo, las agencias de calificación se ceban con las entidades españolas y lastran la bolsa. El IBEX 35 subió el viernes un 0,35, pero de nuevo cierra la semana con pérdidas cercanas al 4 por ciento y se acerca ya al 25 por ciento de caída en lo que va de año, el peor comportamiento de todas las bolsas del mundo. De nuevo la banca fue la protagonista y Bankia el centro de todas las miradas. Los ojos de las agencias siguen ahí, nos vigilan y nos machacan. El viernes les tocó a nueve comunidades autónomas. La prima de riesgo no se aleja de los 400 puntos.

Hay que hacer ya un ejercicio más de valentía. Sí está muy bien devolver algunas competencias, como el agua, al Estado y estudiar duplicidades, fusiones de ayuntamientos y recorte de partidas judiciales. Arreglar la sanidad y la educación para que siga en pie. Pero, sin la sangre del dinero corriendo por las venas de la economía todo se retrasará, puede que años. El paro y las afiliaciones a la Seguridad Social han dado un respiro en abril. Y empiezan a aumentar las voces que esperan un 2013 mejor de lo esperado y un 2012 malo, pero quizás no tanto. Se le puede echar toda la imaginación que se quiera a la racionalización del sistema. Los ciudadanos además es lo que quieren. Pero, señores o se ponen en serio a cerrar la fórmula de saneamiento de bancos y cajas o los tremendos esfuerzos de los ciudadanos no verán su fruto en mucho más tiempo y el desánimo y la desesperanza se colará por todos los rincones del país.

MARCAS

TODAS LAS OFERTAS DE TU MARCA FAVORITA

Encuentra las mejores ofertas online de tu marca favorita

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído