Carlos Carnicero – Rajoy y la tierra quemada.


MADRID, 19 (OTR/PRESS)

La «ejemplar» Esperanza Aguirre tenía escondido el déficit. Utilizando la tecnología del Partido Popular, la presidenta ha mentido a los ciudadanos de Madrid. Ha aflorado, cuando no ha quedado más remedio, la deuda oculta: el cien por cien de la declarada. Ni más ni menos. Ahora dice que se le habían perdido unas facturas. ¡Casi nada!

Toda su campaña de excelencia en la gestión de la Comunidad de Madrid ha quedado sepultada por el déficit: mintió. Siguiendo el esquema de armas de destrucción masiva del PP, tenía escondido la mitad de su déficit. Todos aquellos exordios de las mentiras de Zapatero se han vuelto como un «boomerang» contra los dirigentes del PP. Y han quedado al descubierto las trampas de Madrid, Castilla León y Valencia. Todas, comunidades gobernadas por el PP.

Pero en esa política irresponsable de culpar de todos los males al gobierno de Zapatero, los daños colaterales son inmensos. Rajoy, en sus batallas, solo está dejando tierra quemada.

El sueño de sostener un imperio económico para el servicio de los intereses de Esperanza Aguirre han explotado. Bankia era un tigre de papel. Rato el brazo ejecutor de el sueño de dar el sorpasso financiero a Cataluña. Los agujeros negros de Caja Madrid y de las cajas valencianas están a punto de tumbar el sistema financiero español. Y los platos rotos los vamos a pagar los ciudadanos.

El Gobierno de Rajoy y el PP han destruido la credibilidad del Banco de España. Con tal de salvar el pellejo de Rodrigo Rato y de los gestores de las ensoñaciones económicas del PP valenciano, hemos llegado al límite de tener que hacer auditorías externas al sistema financiero español: en la ideología de nuestros gobernantes, la mayor concesión a nuestra pérdida de soberanía.

No ha quedado un frente por abrir. Destruida la credibilidad de nuestras instituciones -comunidades autónomas y Banco de España- solo quedaba manejar con tan poco talento el contencioso con Gibraltar. ¿Atacarán el Peñón como desembarcó Aznar en Perejil? Quieren reeditar el populismo de unas Malvinas españolas? La flota británica ya está humillando a nuestra Guardia Civil y a nuestros pescadores.

Mariano Rajoy, como un «zombie», ha agarrado el neceser para salir corriendo a Europa. A última hora, tarde y mal. Si Felipe era un pedigüeño por reclamar fondos de cohesión, Rajoy es apenas un mendigo. ¡Vergüenza de Gobierno!

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído