Carlos Carnicero – Sin ejemplaridad y sin transparencia


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

En España, la comparación entre el trato que reciben quienes tienen poder y los ciudadanos comunes empieza a ser insoportable. Ni siquiera hay un vademecum para sintetizar esas diferencias. Pero aquí van algunas: el PP se niega, siquiera, a debatir la comparecencia de los últimos gestores de CajaMadrid&Bankia. No solamente no se delimitan responsabilidades en las catastróficas gestiones de las Cajas de Ahorro vinculadas a la gestión de Esperanza Aguirre y Francisco Camps, sino que hay escasas reacciones a las retribuciones millonarias y finiquitos de los personajes que han llevado a la Banca Española a la desconfianza mundial. Se aplican ayudas públicas en menoscabo de partidas fundamentales para todos los ciudadanos. Sin investigar a quienes son responsables.

El presidente del Consejo Judicial del Poder judicial, dilapida el dinero público en gastos personales y el fiscal general del estado cierra la investigación. ¿Iguales ante la ley?

Los gestores de la banca española son de los mejores pagados de la Unión Europea. Son tigres de papel, pero siguen asignándose retribuciones millonarias y están sus entidades en riesgo de intervención. Han engañado, muchos de ellos, a sus clientes con depósitos que en realidad eran otros productos que ahora son casi tóxicos.

Sin ejemplaridad y transparencia, la democracia deja de serlo. Esperanza Aguirre ni si inmutó cuando su partido -y ella misma- hablaban de los engaños del déficit del estado. Zapatero era un «mentiroso» y ella se niega a dar ninguna explicación sobre la ocultación de la mitad del déficit de la comunidad de Madrid.

En Grecia crece la extrema derecha. En Francia, también. En Italia afloran partidos que son esencialmente populistas. ¿Qué creen los dirigentes políticos que va a ocurrir en España con el ejemplo que reciben los ciudadanos?

Vamos camino al abismo. Muchos organismos internacionales critican abiertamente la política de Mariano Rajoy. El último informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económica (OCDE) pide que se dejen caer a los bancos en quiebra. Y vaticina más sufrimiento para los españoles.

No se oye una respuesta contundente en exigencia de ejemplaridad, solidaridad en los sacrificios y transparencia. La democracia no puede albergar impunidad para los poderosos. Más de dos millones de niños españoles están en la pobreza, pero el Gobierno no se da por aludido. ¿a dónde conduce este camino insensato?

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído