Cayetano González – Sí a la investigación.


MADRID, 31 (OTR/PRESS)

La crisis sufrida por una institución financiera como Bankia que ha tenido que ser nacionalizada por el Gobierno y a la que ahora hay que inyectar con dinero público, nada mas y nada menos, 23.400 millones de euros, ha sido de los acontecimientos mas graves y que mas impacto negativo han causado en la opinión pública en los últimos meses, lo cual no dejar de ser todo un logro, acostumbrados a la cascada de noticias negativas diarias que reciben los ciudadanos.

Por eso se entiende muy mal la negativa del Gobierno y del partido que lo sustenta, no solo a poner en marcha una comisión de investigación en el Congreso de los Diputados, sino a que comparezcan ante la Cámara Baja los responsables de la entidad bancaria en los últimos años -Miguel Blesa, Rodrigo Rato- o el propio Gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez. Como mucho, el PP está dispuesto a aceptar algunas de esas comparecencias en una subcomisión parlamentaria que además se celebraría a puerta cerrada, es decir, sin luz ni taquígrafos. Algo claramente insuficiente.

Luego que no se quejen los gobernantes, los responsables políticos, de la cada vez mayor desafección de los ciudadanos hacia la cosa pública, por no hablar del creciente desprestigio que también va acumulando la «casta» política. Si ante un escandalazo como el de Bankia que afecta a millones de españoles que tienen depositados sus ahorros en esa entidad financiera, el Parlamento no investiga para saber lo que ha pasado y depurar responsabilidades en el terreno político, ¿qué tiene que pasar en nuestro país para que ese tipo de investigaciones se lleven a cabo? Siendo realistas habrá que admitir que transcurridos treinta y cinco años desde el cambio de régimen político todavía nos falta mucha cultura democrática, esa cultura que sí existe en otros países de nuestro entorno.

Porque además, la investigación parlamentaria no tiene por qué suplir, todo lo contrario, la depuración de responsabilidades de tipo penal, si en este caso las hubiera. Ese es el terreno de la justicia. Pero las de tipo político, que mejor sitio para solventarlas que en el Parlamento. Por eso suenan a excusas de mal pagador las expuestas por el PP para negarse a la comisión de investigación al decir que ahora no es el momento para ello, ya que crearía más desconfianza en los mercados. Por encima de eso está el derecho de los ciudadanos a saber toda la verdad sobre lo que ha pasado en Bankia. En ese sentido, acierta el principal partido de la oposición, el PSOE, al haber formalizado -después de un fuerte debate interno- la petición de esa comisión de investigación y se equivocará gravemente el Gobierno y el PP si como parece previsible se oponen a ella utilizando la mayoría absoluta que le dieron las urnas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído