Charo Zarzalejos – El acuerdo como antídoto


MADRID, 31 (OTR/PRESS)

Pese a no ser Grecia y representar nosotros solos más peso económico que los tres países intervenidos, el pesimismo, y una cierta angustia se ha instalado, ya de manera bien elocuente, en la sociedad españolas. Nuestro Gobierno no deja de pedalear. Medidas y más medidas. Según quien y cuando hable desde Europa, estas son estupendas, las adecuadas hasta que de repente todos nos encontramos con el susto de Bankia, auténtico torpedo en nuestra ya delicada línea de flotación. Es casi como la tormenta perfecta. Bankia nos deja perplejos, el BCE opta por no comprar deuda española desde hace ya diez semanas y los mercados se ceban con nuestra deuda. Ayer mismo la agencia Fitch expresa sus dudas sobre las finanzas autonómicas y así y sin solución de continuidad hemos llegado al punto de que se habla de intervención con una naturalidad que produce vértigo. Hay quienes dicen que los problemas económicos se resuelven sólo medidas económicas. Sin embargo todavía algunos creemos que precisamente cuando la crisis acecha de manera inmisericorde es precisamente la política el gran antídoto para, al menos, poder tomar aire. Y en España nos hace política con mayúsculas y esta pasa, necesariamente, por un gran acuerdo entre los dos grandes partidos. No es la primera vez que desde estas humildes líneas se reclama pero a medida que pasa el tiempo y los acontecimientos nos atropellan lo que para muchos es un deseo, se convierte en una obligación para quienes pueden firmarlo.

El Gobierno se ve abocado a tomar medidas con urgencia y con la tranquilidad que le da la mayoría absoluta. Esta misma mayoría absoluta es la que le permite un punto de humildad cara a la Oposición y, sobre todo, a cuidar las formas de manera que no sea la ausencia de ellas el argumento final para oponerse a determinadas medidas. Por su parte el PSOE todavía está sacando el cuello del pozo que supone el verse en la oposición después de haber obtenido los peores resultados de su historia y es innegable que la memoria juega malas pasadas a ambos partidos.

Pero no son tiempos para sacar a pasear las memorias y las herencias. Rubalcaba es bien consciente de ello y las declaraciones de los últimos días hacen pensar que el líder de la Oposición tiene datos más que suficientes que le han llevando a dulcificar sus posiciones aún cuando los socialistas hayan pedido una comisión de investigación sobre Bankia en la esperanza de que esta no se celebre nunca..

Un acuerdo sustancial entre PSOE y PP será un buen antídoto para la fatiga que genera la situación que algunos han calificado de «dramática» y que lo es cada día para más españoles. Nunca es tarde para volver a empezar y aún se está a tiempo de iniciar un recorrido conjunto por el borde del abismo porque es ahí donde estamos, en el «abismo». Estamos ahí aun cuando Soraya Sáenz de Santamaría pueda volver de Estados Unidos con una pila de millones que es lo que ayer se comentaba en círculos restringidos y bien informados. Ojalá fuera así.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído