Fermín Bocos – La factura política de Bankia.


MADRID, 1 (OTR/PRESS)

Lo peor de lo que nos está pasando es la falta de transparencia. En democracia el poder se administra en nombre del pueblo, pero la tendencia por parte de los gobernantes es a elevarse por encima del resto de los ciudadanos ocultándoles las cosas. En ese registro, el «caso Bankia» va camino de convertirse en un ejemplo de libro. Un mal ejemplo. El mal que viene de muy atrás. Quienes gestionaban las cajas sabían que el desajuste contable era una bola de nieve que crecía de manera imparable. Lo sabían y se supone que también el Banco de España (Caruana primero, Fernández Ordóñez, después) estaba al tanto del inquietante desfase entre los apuntes y el valor real de los activos. Otro peldaño de esta escalera que conduce a hurtar al público la información acerca del estado real de las cuentas de las cajas (Cajamadrid, la CAM, Caixanova Galicia, Catalunya Caixa, la de Castilla-La Mancha, etc), lo ocupan los políticos. Los directamente implicados en la gestión por formar parte de los Consejos de Administración y, también, los miembros del Gobierno con carteras en el área de Economía. Luis de Guindos ahora y Elena Salgado antes. Obvio resulta señalar que tanto Rodríguez Zapatero como Mariano Rajoy estaban al tanto de la situación. Lo sabían pero callaban. O algo peor: mentían acerca de la salud financiera de las cajas. Ahora sabemos que Cajamadrid nunca debió fusionarse con las cajas valencianas hinchadas de activos tóxicos pero el día que Bankia salió a bolsa, Rodrigo Rato ocultó a los accionistas la verdad acerca de la situación financiera del banco. Rato asumía la mala gestión de quienes le habían precedido (Miguel Blesa, JL Olivas) pero ninguna autoridad (Banco de España, CNMV) salió al paso para defender a los accionistas.

Mario Draghi (BCE), la primera autoridad bancaria europea, avergüenza a nuestra casta dirigente al decir que el proceso de Bankia se ha hecho de la peor de las maneras posible. Tiene razón. Aquí con la excusa de no crear una situación de pánico nos han ocultado la verdad del agujero de Bankia. Todo para el pueblo pero sin contar con el pueblo. Ese pueblo al que se le van a imponer nuevos sacrificios -otros impuestos, más recortes- para salvar a Bankia del desastre. El rescate de 25.000 millones, otras fuentes apuntan el doble, será el mayor de la Historia de España. La gestión del «caso Bankia» acabará pasando factura política a cuantos pretendan seguir ocultando la verdad de lo ocurrido. La gente traga y aguanta, pero no es tonta.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído