Carmen Tomás – Desde el parqué – Salvad a la banca.


MADRID, 02 (OTR/PRESS)

Los mercados de acciones y de deuda siguen echando chispas. La semanita ha sido de infarto, no apta para cardíacos. Sin embargo, se han movido muchas piezas del puzzle. Unas a favor y otras en contra. Cada día aparecen nuevos perros con el mismo collar que insisten en que España necesita ser rescatada. Otros creen que España es un país fiable, con muchas dificultades, pero que saldrá adelante en cuanto arregle su sistema financiero, en realidad una parte de su sistema financiero. Y aquí está la cuestión. ¿Hay que acudir al mecanismo de rescate europeo o desafiar a todos y emitir deuda para cubrir las necesidades de capitalización? ¿Tiene el BCE que actuar ya? ¿Por qué Alemania se niega? Todas las preguntas tienen su respuesta. La cuestión es por qué camino debe ir el gobierno de España. No creo que haya que tener miedo a las palabras por más tinte negro que les pongan. Si ya estamos tutelados hasta las cachas y no generaremos confianza hasta que se sanee el sistema financiero hagamos lo que sea para que esto suceda y fluya el crédito para poder crecer y crear empleo.

El IBEX acumula una pérdida del 27 por ciento desde principios de año y la prima de riesgo nunca antes había escalado a los niveles actuales. Gran parte de este terrorífico escenario es la propia situación de la Unión Europea donde cada vez hay más desunión y más desconcierto y discrepancia sobre cómo abordar los problemas del euro. Pero si una parte es las malas expectativas que sobrevuelan sobre España hagamos lo que haya que hacer. En unos días estarán las auditorías a bancos y cajas. Ya tenemos a las Comunidades Autónomas haciendo los deberes correctamente, nuestro otro gran generador de desconfianza. Utilicemos todos los mecanismos y la presión y la diplomacia y lo que sea para sacarles el máximo rendimiento posible.

Los españoles necesitamos no que gane la Roja, que estaría muy bien, sino empezar a ver ya resultados de las medidas tomadas y los sacrificios pedidos. Muchos se han quedado por el camino, otros están a punto de hacerlo y el resto vive en la pura desconfianza sin atreverse a tomar decisiones. Hagan lo que sea, pero háganlo ya.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído