Julia Navarro – Escaño Cero – Para fastidiar al capitán no como rancho.


MADRID, 6 (OTR/PRESS)

No conozco a Leopoldo González-Echenique, de manera que no puedo aventurar una opinión sobre si lo va a hacer bien, mal o regular al frente de RTVE. Eso sí, como periodista hubiera preferido que el Gobierno pusiera al frente de RTVE a un profesional del medio y no a un gestor.

En realidad, los gestores me inspiran poca confianza. En ocasiones he escuchado a alguno de esos gestores que colocan en los medios de comunicación referirse a un periódico como «el producto» y en ese mismo instante me pongo en lo peor.

Cuando se nombra un gestor es que se quiere meter la tijera y ya se sabe que los gestores no se sienten concernidos por los «productos» que les toca gestionar, que lo mismo están al frente de una fábrica de chorizos, que de una cadena hotelera o de un medio de comunicación.

Pienso que en el centro-derecha hay periodistas de reconocido prestigio, solventes y con independencia de criterio que habrían podido estar al frente de RTVE. Pero a lo que vamos, en RTVE se abre una etapa nueva con González Echenique al frente y hasta que no lleve a cabo los primeros nombramientos no podremos saber qué cariz va a tomar su gestión. Hasta entonces, al menos habrá que darle un voto de confianza. Además, si RTVE ha tenido presidentes como Mónica Ridruejo o Luis Fernández, entonces es que cualquiera puede estar al frente del ente público.

En cuanto a la actitud del PSOE, sinceramente no la comprendo. Que el principal partido de la oposición decida no presentar ningún candidato a consejero me recuerda a ese dicho popular de «para fastidiar al capitán no como rancho». Además, el no presentar un candidato tendría sentido si va acompañado de la dimisión inmediata del que conservan, de Miguel Angel Sacaluga, porque de lo contrario el gesto resulta un tanto inútil. En cuanto a los consejeros elegidos por el PP, Fernando Navarrete es uno de los grandes profesionales de la tele, y Marisa Ciriza tiene también en su haber una larga trayectoria profesional.

Me explica un socialista de pro que el «gesto» en cuestión es una manera de dejar claro que no quieren tener nada que ver con la que se avecina en RTVE. Los socialistas auguran tiempos tenebrosos de manipulación y no les discutiré que eso puede pasar, pero no más que cuando ellos han mandado en RTVE.

Que el PSOE pretenda que ellos nunca han metido la «mano» en RTVE es como si pretendieran que creyéramos en los Reyes Magos. Desgraciadamente, RTVE siempre ha estado escorada hacia el gobierno de turno y los pocos profesionales que se han atrevido a cumplir escrupulosamente con el Estatuto que garantiza su independencia al final han sido despedidos o desplazados. Puedo dar unos cuantos ejemplos, incluyendo durante la etapa de Rodríguez Zapatero, donde desde Moncloa no se toleraba la menor disidencia y fueron apartados algunos periodistas de reconocido prestigio por no hacer la ola al presidente Zapatero y adlatares. De manera que me van a permitir que me entre la risa floja cuando escucho a los dirigentes del PSOE mostrar su preocupación por lo que pueda manipular el PP. En mi opinión manipularán lo mismo que ellos, que ya es decir.

Así las cosas, siempre estaré en la trinchera de quienes defienden unos medios de comunicación públicos que deberían de ser, pero hasta ahora no lo han sido en su totalidad, garantía del pluralismo y de ofrecer a los ciudadanos una información que no esté condicionada por los intereses mercantiles, políticos o empresariales de nadie. Sinceramente deseo larga vida a RTVE.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído