Isaías Lafuente – Nacionalicemos al Tío Pepe.


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

Comparado con lo que hay, puede parecer un tema menor, pero la noticia de que el luminoso de Tío Pepe en la Puerta del Sol, desmontado para rehabilitar el edificio que lo acogía, puede no volver a su lugar originario es un asunto que está dando que hablar y ha suscitado en las redes sociales un movimiento que busca su salvación, como si fuera el soldado Ryan. La botella más famosa de España fue instalada en la plaza en tiempos de la República. A alguien hoy puede parecerle castiza, pero en su tiempo el luminoso fue símbolo de la modernidad. Desde entonces ha sido testigo de la república, de la dictadura, de la transición y de la democracia. A sus pies los manifestantes han pregonado sus reivindicaciones y los ciudadanos de varias generaciones han brindado por los años venideros. Sólo por eso merecería el indulto.

Su permanencia nos llevó a la conclusión de que formaba parte de la fisonomía de la plaza y pertenecía al patrimonio de la ciudad, inamovible como la Casa de Correos. Pero no, era un espejismo. Ahora sabemos que es solo un anuncio que vive de alquiler en esa terraza por el interés de la firma a la que pertenece y el acuerdo con la familia dueña del edificio. Ese contrato termina el 15 de junio y los propietarios parece que no tienen interés en renovarlo. El nuevo inquilino, la empresa Apple, prefiere la manzana a la manzanilla y al buen fino, y puestos a colgar algo, se decidirán por lo suyo.

Si la historia termina así, el Tío Pepe se convertirá en un desahuciado más, otra víctima del devorador mercado inmobiliario. Quizás le encuentren otra casa de acogida o quizás duerma para siempre en una nave industrial o, en el mejor de los casos, en un museo. Y sería una pena. Es verdad que el Ayuntamiento de Madrid, el ministerio de Cultura y la vecina Comunidad que preside Esperanza Aguirre tienen asuntos más graves de qué ocuparse. Pero no estaría mal que dedicaran algún esfuerzo para devolver el icono de la chaquetilla, el sombrero andaluz y la guitarra al lugar que ha ocupado en los últimos 76 años. Ya puestos, podemos nacionalizarlo, que, en esta materia, cosas más difíciles hemos hecho.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído