Charo Zarzalejos – Alexis Tsipras o la no convención.


MADRID, 16 (OTR/PRESS)

Si la extraordinaria Oriana Fallaci viviera es seguro que se habría fijado en este joven griego. Con toda probabilidad a estas alturas todos conoceríamos mejor a Alexis Tsipras porque, ella sí, habría conseguido unas cuantas horas para realizarle una magnífica entrevista. Nos habría acercado a este hombre que se ha convertido en un personaje y él, solo él, es la gran novedad en esta Europa confusa; el único personaje que representa la no convención, lo no experimentado. Todos los demás personajes públicos bien progresistas, bien conservadores forman parte del paisaje desde hace mucho tiempo. El último en llegar al club de mandatarios ha sido el francés Hollande pero también él forma parte de la convención.

Alexis Tsipras , líder incuestionable de la formación de izquierdas, Syriza, se baqueteó en la protesta estudiantil y es muy posible que cuando formaba parte de manifestaciones y protestas no imaginaba que hoy iba a acaparar todas las miradas europeas. Una cosa es liderar una movida estudiantil y otra convertirse en la esperanza blanca de cientos de miles de ciudadanos. En Mayo fue el gran descubrimiento y hoy todo apunta a que puede convertirse en el hombre que más confianza suscita entre los seis millones de griegos llamados a las urnas.

En cuestión de semanas, Tsipras ha moderado su discurso. Ya no quiere que su país se desmarque del euro. Quiere, eso sí, que esté de otra manera y si en Mayo también él contribuyó al desacuerdo que llevó a una nueva convocatoria electoral, hoy, si gana las elecciones, sabe que ese lujo ya no se lo puede permitir. O facilita el acuerdo o su estrellato se irá apagando.

Su gran competidor son los conservadores de Nueva Democracía que junto con los socialistas del Pasok han sido, a través de los sucesivos gobiernos, quienes, en definitiva, han llevado a Grecia a la situación en la que está. Syriza y Tsipras conforman una incógnita que parece asustar a la oficialidad europea que ,de manera torpe e injusta ,ha dicho a los griegos, «ojito con lo que votáis» en clara referencia a esta formación de izquierdas. Pero ¿Qué motivos tienen los griegos para volcar confianza en quienes durante años han demostrado no saber hacerse con la situación?.

Los griegos son dueños de sus votos y a los demás sólo nos queda aceptar democráticamente lo que decidan. Para Alexis Tsipras, el rescate, préstamo o como se le quiera llamar al acuerdo logrado en la UE para salvar al 30% de nuestro sistema financiero es una muestra evidente de como se pueden hacer las cosas de manera muy distinta a como se han venido haciendo y esa va a ser su propuesta.

Demostrado está que los mercados lo quieren todo, que nada les es bastante, que son, en fin, entes sin alma y acostumbrados como están a lo convencional, tanto de derecha como de izquierda, Tsipras les asusta, pero y ¿si resultara -no lo sé- que Europa necesita algún que otro Alexis?. Si Syriza resulta hoy ser el partido llamado a formar Gobierno, lo único imprescindible es que Alexis tenga bien claro que un país no es una asamblea de estudiantes de manera que su primera responsabilidad será hacer posible un Gobierno procurando así a sus ciudadanos el respiro que tanto sus errores como las condiciones imposibles puestas desde fuera llevan sin encontrar desde hace ya demasiado tiempo. Si Alexis Tsipras preocupa y asusta a Europa es que Europa ha perdido el norte.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído