Carmen Tomás – Desde el parqué – Los árboles y el bosque.


MADRID, 17 (OTR/PRESS)

Están pasando tantas cosas y a tanta velocidad que es comprensible que haya cosas que pasen desapercibidas o no se les otorgue el valor que tienen y más en estos momentos. El viernes el Consejo de Ministros aprobó que las 14 comunidades autónomas que se han cogido al plan de proveedores pudieran suscribir préstamos con el fondo creado a tal efecto. El endeudamiento es a largo plazo y por importe total de 17.701 millones de euros. Se formalizará a partir de la próxima semana con las entidades colaboradoras. Han quedado fuera por decisión propia tan sólo Galicia, País Vasco y Navarra.

De esta forma, la última semana de junio el dinero fluirá directamente a las cuentas corrientes que han señalado los propios proveedores, eliminando así la posibilidad de que el banco de turno se quede con ese dinero para el pago de deudas de un proveedor. Es decir, el dinero, los más de 17.700 millones en manos de los proveedores, será limpio de polvo y paja, liquidez pura y dura. Esta cantidad hay que unirla a los casi 10.000 millones que se han pagado ya a proveedores de los ayuntamientos.

Y aún faltan algunas cantidades adeudadas a otro tipo de proveedores de grandes servicios. Se completarán así los más de 30.000 millones de euros anunciados en su día por el Ministerio de Hacienda para saldar esos pagos pendientes tan importantes para muchas pequeñas y medianas empresas y autónomos para pagar a su vez deudas o para empezar de nuevo o para seguir sobreviviendo. Cierto que algunas habrán muerto en este largo tránsito. Pero la inyección de dinero dará alas a muchos que ya no podían más. No sólo era un tapón y una losa para comunidades y ayuntamientos sino que esta deuda fue culpable en muchos casos del cierre de muchas actividades y además era una injusticia.

Está claro que esta operación de pago a proveedores no va a cambiar las cosas, pero sí facilitará la vida de muchas empresas y autónomos. Si al final sale bien la recapitalización del sector financiero y en Grecia no se produce cataclismo que en todo caso mitigarían los líderes del mundo, estaremos asistiendo al principio del fin de esta crisis que es demasiado dura y que ya dura mucho tiempo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído