Carlos Carnicero – ¿Por qué no un laboratorio de droga en Torrejón?


MADRID, 26 (OTR/PRESS)

No sé si es solo una sensación personal. Tengo aversión al vacío y siento que estoy sumergido en él. Permítanme unas reflexiones o quizá un desahogo: Las encuestas son demoledoras. El PP retrocede hasta perder la mayoría absoluta y el PSOE está con el barro hasta las rodillas. Lo dice la última encuesta de El Periódico de Cataluña. Crecen partidos laterales a la estabilidad. IU y Rosa Diez son los momentáneos beneficiarios, pero puede que la victoria sea de la abstención. Sin alternativa, lo que se dibuja es una desafección de los ciudadanos que no intuyen ningún liderazgo.

Europa se ha convertido en una madrastra escenificada por el rostro impenetrable de la señora Merkel. Nunca nadie tuvo tanto poder para no hacer nada: el desastre europeo es el gran logro de la canciller alemana.

Lo que podía haber sido un pequeño problema con Grecia ha puesto al Euro al borde de la extinción. La moneda única empieza a considerarse como un problema para el sur de Europa. Si no hay capacidad de devaluación como instrumento imprescindible para la reactivación económica, ¿se puede soportar pagar la deuda siete veces más que otros socios de la misma moneda? Con esos mimbres, ¿se puede competir?

Cada reunión en Europa es un grito de sálvese quien pueda. No hay salvavidas para todos, pero nadie quiere abandonar el barco. Si los mercados son la materialización de la falta de liderazgo político, la consecuencia de la ley de vasos comunicantes es que los amos del dinero acaban gobernando.

Ni el G-20, ni el FMI, ni Obama tienen respuestas más allá de la manifestación de deseos. Hasta el presidente norteamericano puede ser víctima colateral del Euro, porque su reelección depende de la recuperación económica de Europa.

China y Rusia están al acecho. Los países emergentes que ya están fuera del agua, tienen las mejores condiciones para un cambio de equilibrio mundial. Europa se diluye como un azucarillo: nadie cree ya en la Unión Europea y solo se aspira a que no sea un enfermo molesto y contagioso.

La lectura diaria de los periódicos no produce más que desasosiego en un vacío que promueve la náusea. Se busca una noticia que contenga una estrategia de refundación del capitalismo.

La cena de Esperanza Aguirre, Ana Botella y de los dueños del IBEX 35 con los promotores mundiales del juego y del vicio son un indicio del desconcierto de esta sociedad. Porque no está permitido, pero si fuera de otro modo, los poderes públicos españoles y los empresarios privados serían partidario de establecer la base logística del mercado de la droga en un páramo de la Comunidad de Madrid o en una masía catalana. Esto es lo que hay. En la soledad de su almohada, alguno de estos líderes conservadores españoles sueña con poner un súper laboratorio de droga en Torrejón de Ardoz. Seguro que eso nos sacaría de la crisis.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído