José Luis Gómez – A vueltas con España – Vivos, pero enfermos.

José Luis Gómez - A vueltas con España - Vivos, pero enfermos.


MADRID, 30 (OTR/PRESS)

España ha salido mejor de lo que entró en la reciente cumbre europea, pero los problemas de fondo continúan, tanto aquí como en la UE, donde el debate sobre la integración fiscal y la mutualización de la deuda no ha comenzado en serio. La canciller Angela Merkel ha cedido finalmente algo de terreno ante sus socios de la eurozona, al aceptar la refinanciación directa de los bancos a cambio de controlarlos, pero sigue lejos de compartir la carga de la deuda, algo impopular entre sus votantes, que temen un rebrote de la inflación. Merkel quizá debería explicarles mejor que lo que Alemania gana predicando una austeridad que en clave europea no acaba de funcionar puede perderlo vendiendo menos productos industriales, por falta de compradores en países como España o Italia y otros más pequeños, ya rescatados.

Mariano Rajoy ha demostrado que España es demasiado grande para quebrar y, aunque sea a cambio de dejarse la piel, logra un respiro. Tendrá que devolver su deuda y pagar por ello, pero probablemente algo menos que en las últimas semanas, ya que semejantes intereses no son soportables. En resumidas cuentas, el presidente Rajoy ha cedido el control de sus bancos a cambio de poder recapitalizarlos, lo cual tiene su lógica financiera -quienes ponen el dinero quieren controlarlo-, pero eso supone una importante pérdida de soberanía a la que, aparentemente, ya no se le quiere dar importancia. Javier Solana lo traduce diciendo que el Gobierno prefirió romper la retroalimentación entre la banca y la deuda pública adelantando la pérdida de la supervisión bancaria. En el fondo, es el precio de la burbuja inmobiliaria, de una deuda privada desorbitada y de un déficit público alto, pero sobre todo difícil de financiar.

Mientras, la letra pequeña de los pactos de la cumbre arroja ahora dudas sobre el aparente éxito de España. De hecho, BNP Paribas ya comentó que, si bien es positivo el acuerdo sobre el uso de fondos de rescate para la compra de deuda pública, faltan muchos detalles que podrían moderar el entusiasmo de los mercados. Mariano Rajoy parece más consciente de ello que su entorno mediático y quizá por eso continúa actuando con cautela. España sigue viva, pero enferma.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido