Julia Navarro – Escaño Cero – Sin complejos.


MADRID, 3 (OTR/PRESS)

Viendo las imágenes en la tele del Rey don Juan Carlos recibiendo a los futbolistas de la Selección Nacional no pude dejar de hacer volar la imaginación e imaginar que la escena era más o menos parecida a las de siglos atrás cuando los guerreros regresaban después de la batalla y daban cuenta a su Monarca de los éxitos conseguidos.

Las palabras del capitán de la tropa, Iker Casillas, dando cuenta al Rey de que el triunfo de la Selección era para España venía a corroborar esa impresión.

Verán a mí me parece que nuestra Selección Nacional de Fútbol está haciendo historia no solo porque obtiene triunfos inapelables en el campo de batalla que son en la época moderna los estadios de fútbol, sino que también han logrado algo inimaginable: que la gente coree «yo soy español, español» sin complejos y con orgullo.

En nuestro país hace demasiados años en que, salvo los nacionalistas, nadie se atreve a hacer patente su orgullo por pertenecer a este viejo país que es España. Solo cuando la Selección gana la gente sale a la calle dispuesta a gritar a los cuatro vientos «España» o «yo soy español, español», y, además, envolverse en la bandera sin temor a que le tachen de «facha».

Y es que se da la paradoja de que en España se puede ser nacionalista vasco y envolverse en la ikurriña o nacionalista catalán y ondear la senyera, les podemos ver emocionarse con sus himnos, pero tenemos que hacer lo mismo con la bandera y el himno españoles sin temor a lo que puedan decir los nacionalistas.

Solo la izquierda podía resolver esta anomalía, pero no ha sabido hacerlo. Han tenido que ser un grupo de jóvenes futbolistas los que durante el pasado Mundial de Fútbol lograran que la gente se sintiera tan orgullosa de sus hazañas, de que consiguieran el título para España, que millones de personas decidieran salir a las calles envueltos en la bandera española y reivindicando su condición de españoles.

Lo mejor es que ese sentimiento se repite y, qué quieren, confieso que a mí me ha emocionado ver a Andrés Iniesta, uno de los grandes jugadores del Barca, decir «viva España», lo mismo que al resto de jugadores.

Esta Selección ha hecho historia al lograr que millones de personas salgan a la calle sin complejos ondeando la bandera española no contra nadie sino por todos y con todos. Y lo más importante: los jóvenes, porque son precisamente los jóvenes los que salen a la calle sin ningún complejo gritando «yo soy español, español». Nunca le agradeceremos bastante a nuestros jóvenes futbolistas de la Selección no solo las Copas que traen a casa sino el haber sabido hacer aflorar un sentimiento común de concordia. Gracias.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído