Rafael Torres – Al margen – Resaca y rapiña.


MADRID, 4 (OTR/PRESS)

Los jugadores de la selección, que se agarraron una buena tajada en las celebraciones populares de su éxito deportivo, son de los pocos españoles que andan con una resaca llevadera. El resto, independientemente de que mojaran o no el triunfo que nos hace grandes en el balompié, sufre ya los efectos de ese retorno a la realidad suspendida momentáneamente por la jubilar asunción como propias de las victorias de La Roja.

Al socaire de las rapiñas del Gobierno, que como anunció su jefe va construyendo viernes a viernes, día a día en realidad, una escalera para el descenso multitudinario a los fondos abismales de la miseria, a los pacientes del hospital alcazareño de La Mancha-Centro se les suprimieron el otro día los botellines de agua mineral en las comidas, y en Cataluña, a los presos, la merienda, un recorte éste de la colación vespertina que ya había ensayado hace algún tiempo Esperanza Aguirre en el hospital madrileño de La Paz. Ahora que el Gobierno (o el Estado, que en España tanto da) se ha convertido en el banco más grande del país, esto de las rapiñas puede llegar a extremos delirantes por juntársele el hambre con las ganas de comer.

Entre la resaca y la rapiña, basculando violentamente de una a otra, se encuentra la realidad, indemne al cabo por mucho que se trasiegue a los horrísonos compases del lo-lo-lo-lo. La realidad española, más exactamente. En tanto los científicos del CERN anuncian en Ginebra un descubrimiento sensacional, el de la partícula subatómica que refrendaría la existencia del «bosón de Higgs», lo cual empezaría a desvelarnos ya en serio el origen de la materia, en la Hacienda española pasan de averiguar algo seguramente más sencillo: el origen del dinerazo negro que pretende compartir, blanqueándolo, con los defraudadores. Es más, con las nuevas facilidades que la Agencia Tributaria ofrece a quienes se acojan a su amnistía fiscal, antes se descubrirá el origen de la materia que el de ese dinero sucio, o sea, de qué sentinas o de qué fosas sépticas emerge. La detención de un electricista y de su familia por su presunta implicación en el robo del Códice Calixtino de la catedral de Santiago, ilustra sobre el particular: ¿Podrían haber blanqueado con Hacienda la importante suma que se les encontró en casa, acaso producto tal vez de su venta?

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído