Rafael Torres – Al margen – Hecho Relevante.


MADRID, 6 (OTR/PRESS)

Decenas de millares de estafados por las Participaciones Preferentes de Bankia aguardan suspensos, pero con los nervios rotos y los bolsillos vacíos, el advenimiento de una cosa que en la jerga bancaria recibe el nombre de Hecho Relevante, una especie de comunicación trascendente que las entidades hacen a la Comisión Nacional del Mercado de Valores anunciando algo. En el caso de las víctimas de Bankia, el Hecho Relevante que esperan, el único Hecho Relevante que esperan, es que les devuelvan su dinero, aquél que entregaron para su administración y custodia a una Caja de Ahorros, y que descubrieron, de súbito, que se había convertido en un papelillo con liquidez, sólo, en el más allá. Lógicamente, los estafados por esos cromos que se les vendieron como depósitos garantizados y seguros, no quieren ni pueden esperar tanto, y exigen que el producto de su trabajo, de sus ahorros, de sus privaciones, de sus sacrificios, esto es, su patrimonio legítimo, se les devuelva en el más acá, cual, al parecer, dicta la Constitución y las leyes vigentes.

Porque es en el más acá donde una cuerda de desaprensivos, dejémoslo de momento en desaprensivos, patrimonializaron las Cajas fundidas en malahora en Bankia, dedicándolas a su enriquecimiento personal (sueldazos, indemnizaciones astronómicas), al de sus amiguetes, familiares y correligionarios mediante créditos suicidas, y a toda suerte de prácticas bancarias catastróficas y lesivas para sus clientes, que confiados en su Caja de toda la vida y en que en España alguien controlaba esas cosas, depositaban en ellas la nómina, el subsidio del pero, la pequeña herencia de una tía o sus ahorros.

La Justicia, que ha ganado mucho desde que se fue Dívar, pero que no habría perdido tanto si el tal caballero no la hubiera dirigido nunca, parece que empieza a interesarse por el escándalo y a vislumbrar la envergadura, el calibre y el monto de la monumental estafa, y habrá que confiar en que no le tiemblen las piernas ante el apabullante poder del PP, casa común de 14 de los 33 de Bankia, de los más importantes de los 33, un poder que, como se sabe, trasciende lo político.

Los estafados de Bankia esperan ese Hecho Relevante, el de la restitución de sus bienes, conscientes de que sólo puede llegar a la CNMV remitido por el Gobierno, que es el dueño de Bankia, pero no, en absoluto, del dinero de los particulares que tiene, contra todo derecho, retenido.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído