Andrés Aberasturi – Otra semana decisiva.


MADRID, 9 (OTR/PRESS)

Nuestra maltrecha economía se vive de semana en semana y es como los partidos de fútbol entre el Real Madrid y el Barcelona: cinco veces que se enfrentan casi seguidas pero todos y cada uno se califican como de «partido del siglo». En fútbol estas exageraciones «venden» muy bien, pero cuando se habla de economía, la cosa deja de tener gracia. Quiero decir que los analistas y expertos nos anuncian por enésima vez que esta es la «semana decisiva» para el futuro de nuestro país y como esto lo llevan diciendo desde hace algunos meses, alguna vez acertarán. O aciertan todas, pero luego lo que se decide en esa semana decisiva es sólo papel mojado, palabras, promesas, anuncios, frases, fotos que nos engañan a todos menos a esa entelequia que hemos dado en llamar «mercados».

Porque las cosas no funcionan y uno empieza a sospechar que los interesados en debilitar al euro le han cogido gusto a darle las patadas a Europa en el culo de España. Cuando ZP era porque no se hacían los ajustes duros y cuando llegan los ajustes durísimos de Rajoy, es la falta de confianza. Pero no es fácil a estas alturas con lo que ya ha caído y aun queda por caer para el españolito medio, adivinar qué diablos quieren eses señores/empresas que a golpe de ratón y frente a un ordenador controlan millones de millones de un dinero que no produce nada, una dinero que especula pero que no crea, un dinero que hunde pero que no salva. ¿Qué quieren que hagamos más? (Para esta pregunta sí tengo un respuesta que intentaré dar más adelante).

Pero lo que no puede ser es que la UE y más concretamente su Banco supranacional, siga de brazos cruzados cuando después de los acuerdos a los que se llegó, se ve que el interés de nuestra deuda no sólo no baja y la prima de riesgo se dispara como antes de los acuerdos, como antes de esa otra «semana decisiva» de la que creíamos ingenuamente que habíamos salido ganadores junto con Italia. Se ve que no y el problema se agrava porque dentro de la propia Unión Monetaria cada vez son más las voces en el Norte que se oponen al rescate, ayuda, salvación de los del Sur.

Y en esta ocasión parece que la cosa va en serio y que si la semana que viene seguimos con los índices con los que hemos comenzado esta y el Banco Central Europeo no da la cara, estaremos abocados ya sin remedio a un rescate en toda regla.

Dejo para el final la respuesta a la pregunta que yo me hacía: ¿qué podemos hacer más? Pues lo digan o no los mercados, lo que parece estar claro es que el estado autonómico tal y como hoy lo tenemos, es, sencillamente, insostenible y o lo revisamos ahora y ponemos las cosas en su sitio, en la lógica, en la realidad, o nunca saldremos de un agujero con 17 ramificaciones por las que se va el dinero a manos llenas y que solo provoca inseguridad jurídica, económica y un gasto absolutamente desmesurado. ¿Se atreverán a hacerlo los dos grandes partidos? Mi opinión personal es que no porque ninguno de los dos mira más allá de las próximas elecciones y los nacionalismos siguen siendo aun el coco de todos, el que puede salvarles o hundirles con un sistema electoral injusto, pero España hoy es un estado administrativamente disparatado que nadie quiere arreglar más que a poquitos. Y así no se arregla.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído