José Luis Gómez – A vueltas con España – Las claves del ajuste.


MADRID, 14 (OTR/PRESS)

El ajuste en marcha es de 65.000 millones de euros de aquí a 2014, es decir, dos años y medio. Para manejar una referencia de la tremenda dimensión de esta cifra podemos tener en cuenta que casi iguala toda la recaudación por IRPF en 2011. ¿De dónde saldrá tanto dinero? Sobre todo, de las medidas aprobadas en el último Consejo de Ministros del Gobierno de Rajoy: 56.440 millones, mucho más, por ejemplo, que todo el IVA recaudado en 2007, el último año de las vacas gordas. ¿Y cómo se llegará desde esa cantidad a los 65.000 millones? Pues, básicamente, con tasas a las compañías eléctricas. Hablamos, por tanto, de cifras espectaculares, sin precedentes en los cambios macroeconómicos en la historia de España, quizá también porque, como dijo la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, el país vive hoy uno de los momentos más difíciles y dramáticos de su historia reciente.

La principal partida de la recaudación adicional hasta 2014 será por IVA: 22.100 millones, que viene a ser casi la mitad de lo presupuestado en la recaudación del IVA para 2012, en unos presupuestos que apenas han durado unos días. En otras palabras, se están rompiendo todos los esquemas fiscales, ya que algo más de la mitad de los ajustes son subidas de impuestos, según cálculos del diario El País, que aun así deduce que el recorte en prestaciones por desempleo será de 13.760 millones en tres años. También para situarnos mejor en este último punto, podemos tener en cuenta que el presupuesto para todo este año en desempleo es de 28.805 millones. En resumidas cuentas, del total de ajuste, unos 29.000 millones serán el efecto neto de las subidas de impuestos: solo por IVA, unos 500 euros al año por hogar.

¿Qué es lo que ha cambiado de fondo entre los buenos tiempos y la actualidad? El impuesto de sociedades, que es donde está el verdadero problema fiscal español, aunque pocas veces se dice. En 2007 se recaudaron en España por ese impuesto que pagan las empresas 40.000 millones de euros y en 2011, debido a la caída de la actividad, solo 16.100 millones. Traducido: si no se genera más actividad económica, España no volverá a los buenos tiempos. La clave está en crecer, no solo en ajustar. En definitiva, aunque la solvencia exterior sea la prioridad, los recortes fiscales solo agravarán la recesión y el desempleo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído