Andrés Aberasturi – Lo peor de Rajoy no es lo que ha hecho sino lo que no ha hecho


MADRID, 20 (OTR/PRESS)

A ver, vamos a intentar poner las cosas en su sitio aunque no haya sitio para tantas cosas. Pero si nos tranquilizamos un poco todos, tal vez encontremos no sé si salidas a una gravísima situación, pero sí algunos puntos que expliquen el por qué de lo que está ocurriendo y tal vez -esto si ya que es mas difícil por no decir imposible- que los que mandan, tanto Gobierno como oposición, recapaciten y se replanteen algunas medidas.

Titula «El Mundo» con lo que, para mí, es una verdad a medias: «El Gobierno atrapado entre la espada del mercado y la pared de la calle». Cierto que blindar policialmente el Congreso de la ira de la gente, no es la mejor imagen de una democracia y cierto que la calle está airada, cabreada, decepcionada. Cierto también que la espada del mercado no es que penda sobre nuestras cabezas, es que no da unos tajos en forma de prima y de intereses que no es normal. Pero lo que me pregunto es por qué este Gobierno ha llegado a ese callejón sin salida. Y la respuesta es, para mi, obvia: porque lo ha hecho mal, porque le ha faltado valor, porque no ha cumplido y aunque la oposición y la herencia recibida y todo eso es la que es y tampoco se puede negar, lo cierto es que Rajoy ha tirado por el camino más fácil y mas rápido y eso la calle no lo perdona.

No discuto la mayoría de las medidas tomadas -insisto: la mayoría; hay otras que sí discuto y que me resultan incomprensibles- pero estoy frontalmente opuesto, cabreado y decepcionado por las medidas que no ha tomado. Y eso es lo que provoca el malestar de la calle, eso es lo que lleva al lamentable espectáculo de tener que cerrar con policía los alrededores del Congreso.

Rajoy no ha metido mano de verdad a la sangría de las administraciones públicas, no ha acabado mediante decreto-ley o por esa otra formula que alguien ha llamado «porcojonismo» con las más de cuatro mil empresas públicas que son un verdadero desastre, no ha dicho una palabra sobre las grandes fortunas, no ha dado carta libre a la inspección de hacienda para combatir los grandes fraudes y ha cargado las tintas en los asalariados, no ha eliminado, lo primero, cientos de subvenciones y otras prebendas del todo inaceptables en una situación como la nuestra e inmorales en cualquier caso, no ha echado a la calle a los miles de «asesores» de los que se rodean todos ellos y que, por lo visto, más vale que no asesoren, ha pedido dinero para salvar los bancos y las cajas -que está bien- pero sin exigir a cambio contrapartidas a estas instituciones al menos del mismo tamaño que las ayudas que reciben y cuando se ha puesto a recortar, ha dejado las tijeras en manos de ordenadores -corta y pega- que no distinguen entre una residencia de discapacitados -por ejemplo- y un palacio de congresos o un recinto ferial. Y claro, no es lo mismo. El Gobierno de Rajoy, que es verdad que tiene muchísimos problemas, ha reaccionado como esos medio ahogados que se agarran al socorrista y ponen en peligro la vida de los dos. Rajoy sube el IVA hasta de los libro escolares pero no ha dicho una palabra de la viejísima promesa a autónomos y PYMES de declarar sólo el IVA de las facturas realmente cobradas. El Gobierno de Rajoy predica la catástrofe con la misma vehemencia que el de ZP prometía el paraíso. Y los dichosos mercados huían del optimismo sin base como ahora se asustan de que el ministro del ramo diga que no hay dinero para pagar las nóminas justo el día antes de intentar colocar un montón de millones.

Lo han hecho mal ellos y la santa indignación de la calle está ahí alimentada, también es verdad, por una cierta irresponsabilidad en algunos casos. Claro que la Cultura, por poner un ejemplo, es importante, pero quizá sea mejor que un pueblo perdido tenga médico.

¿Se puede dar marcha atrás y reparar errores? No creo. Los presidentes están siempre rodeados de palmeros y ni una voz se atreve a decirles que el rey va desnudo. No aceptan su equivocación sino que lo cargan todo a la incomprensión de los demás. Y así es muy difícil, claro

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído