Carmen Tomás – Desde el parqué – Extreme la prudencia.


MADRID, 11 (OTR/PRESS)

La bolsa española está estos días de agosto registrando los menores volúmenes de negociación del año. Es lógico y es lo que suele pasar. Con poco dinero unos cuantos cambian el signo de las cosas. El viernes, el IBEX cerraba una semana de subidas, el 4,3 %, y lograba mantener los 7.000 puntos. Eso sí, en la última jornada, el dinero que se movió fue ridículo. Por eso se pide prudencia. Agosto es el mes en el que menos más hacen más.

Esta semana, sin embargo, se ha producido un caso, el de Bankia, que ha llamado la atención de los expertos. En apenas unos días ha subido como la espuma. De hecho, en las tres últimas semanas ha triplicado su valor. Parece que el hecho de que los fondos europeos estén cada vez más cerca para su saneamiento es el origen de esta espectacular alza. Sin embargo, hay mucha espuma. La prohibición de las posiciones a corto y la advertencia del FROB de que los accionistas deberían participar en el saneamiento de la entidad ha provocado una cierta corrección en la última jornada de la semana. De hecho, cuidado porque el inversor que acudió a la salida a bolsa de Bankia sigue perdiendo la mitad de su dinero.

La semana, por otro lado, ha sido prolija en presentación de resultados y en general éstos han sido bastante peores que el año pasado. La prima de riesgo ha estado más o menos tranquila y no se han producido nuevos datos sobre una posible petición de rescate por parte de España e Italia. Un ministro italiano sí ha dicho que lo están valorando seriamente, pero poco más. Se ha jugado mucha con esa posibilidad en España y pocos con poco dinero han hecho su agosto en los mercados. Nada nuevo bajo el sol. Nada que pueda sorprendernos.

La semana que viene parece de transición pura. Quizá la siguiente cuando el Gobierno se incorpore a sus despachos podamos tener algún dato más de cómo piensa el BCE abordar las siguientes semanas y sobre todo los vencimientos de deuda del último trimestre y es o no necesario acudir a los fondos europeos. También pudiera suceder que el BCE definitivamente ponga en marcha algunas de las medidas no convencionales que anunció tras el último consejo del banco central. De momento, no conviene mirar mucho a la bolsa. Agosto o pasa algo muy gordo o suele ser de transición con poco volumen y con pocas posibilidades de actuar en el día a día. Como siempre la prudencia es el mejor arma.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído