Carmen Tomás – Desde el parqué – Un agosto para recordar.


MADRID, 01 (OTR/PRESS)

La bolsa española sorprendió este agosto. Cierto que se ha movido con poco volumen, pero el IBEX recuperó en el mes un 10,13 por ciento, la mayor subida en ese mes desde 1993, con la banca como protagonista. Las razones hay que buscarlas en la próxima llegada de dinero europeo para el saneamiento del sistema financiero y la posibilidad, de nuevo contemplada, de que el BCE acabe comprando deuda de España.

El Gobierno aprobaba el viernes dentro de esa tercera reforma bancaria, entre otras cosas, la creación del llamado «banco malo». Así que los valores bancarios reaccionaron con subidas importantes tanto el viernes último de mes como en el conjunto de agosto. La mayor subida correspondió a Bankia, que se ha revalorizado el 78,7 por ciento y Banco Sabadell, con un alza del 48,39 por ciento. Los dos grandes se quedaron más rezagados. Aún así el Banco Santander se anotó un alza del 14,55 por ciento y BBVA del 14,07 por ciento.

El mes de agosto no fue tan bueno para el mercado de deuda. La relajación de las primeras tres semanas se vio enturbiada por los dimes y diretes de las autoridades alemanas y finalmente el bono a diez años se sitúa en el 6,9 y la prima de riesgo en 555.

Cierto que del «banco malo» no se conocen los detalles, pero sí, haciendo caso al ministro De Guindos, que no costará dinero a los contribuyentes. Vamos a ver cómo se articula y si realmente funciona y el sistema financiero español se ordena, se recapitaliza y se dedica a su función que es dar crédito a la demanda solvente que pide a gritos financiación. Más polémica causa y va a causar la decisión de que los tenedores de preferentes deberán perder parte de su inversión. Otra cosa será de ahora en adelante, ya que se obligará a las entidades a ser mucho más cuidadosas y estrictas a la hora de vender productos como las preferentes o deuda subordinada u otros productos de este tipo a personas de perfil de riesgo bajo o inferiores a 100.000 euros.

Es evidente que la sombra del rescate sigue rondando a España. Pero, en todo caso, sería una desgracia que pasáramos a ser un país de tercera. Hay que seguir dando muestras reales de contención del gasto y a día de hoy ya hemos rebasado en las cuentas del Estado el objetivo para todo el año con varias Comunidades Autónomas pidiendo dinero a miles de millones.

Las próximas semanas serán claves y a ello se está fajando el presidente Rajoy. La canciller alemana pisará en unos días suelo español acompañada de empresarios. Esperemos que venga a buscar posibilidades de invertir y no a comprarnos a precio de saldo.