Fernando Jáuregui – Merkel no es míster Marshall, pero es bienvenida.


MADRID, 5 (OTR/PRESS)

A veces, uno piensa que las viejas reminiscencias de la autarquía, no del todo superadas, nos retrotraen a los tiempos berlanguianos de «Bienvenido, míster Marshall»; leo y escucho cosas, relacionadas con la visita a La Moncloa de Angela Merkel, que me recuerdan algunas reacciones protagonizadas por los inolvidables Manolo Morán y Pepe Isbert en el no tan imaginario pueblecito de Villar del Río.

Acomplejados como estamos, temo, los españoles recibimos, no sé si con alegría, a los alemanes capitaneados por la canciller de terciopelo con guantes de hierro. Y me da la impresión de quien así, empequeñecido, afronta la estancia en la Unión Europea, sin duda comandada ahora por Merkel y sus «hombres duros», se equivoca: España es un gran país, con capacidad de compra y venta, con unas infraestructuras -es verdad que propiciadas por los fondos de cohesión Europeos, o sea, por la RFA_ sólidas, con una población muy preparada.

A Alemania le interesa España casi tanto como España a Alemania. Esto puede parecer un tópico, sobre todo cuando colas de centenares de jóvenes españoles se alinean frente a las academias de idiomas para aprender rudimentariamente el idioma que les permita aspirar a un trabajo en, pongamos, el land de Hesse. No lo es: la RFA vende más a nuestro país que viceversa, las carreteras españolas están pobladas de automóviles alemanes y nuestras casas de tecnología germana: seguimos siendo un buen negocio para los exportadores germanos.

Merkel viene, confío, en lo que para ella no es sino una estación más de sus incesantes recorridos por toda Europa, a tratar de arreglar lo nuestro, incluso frente a Wolfang Schauble, el inflexible ministro de Finanzas, incluso frente al presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, tan poco propicio a facilitar que el BCE compre deuda española y tan pródigo a la hora de aconsejar al Gobierno de Rajoy que pida cuanto antes el rescate/país. La broma/exageración, procedente de alguna prensa francesa, según la cual la «canciller de terciopelo» ha instaurado una suerte de Cuarto Reich, sin bigotillo, sin botas, ni bayonetas, no deja de ser una enorme «boutade» alejada de cualquier realidad; pero es cierto que Europa ha de ser redefinida, y que España y, por tanto, Rajoy, tiene que tener mucho que decir en un proceso en el que nos va mucho. Confiemos en que en las próximas horas diga algo, y algo contundente.

Admito que, como periodista, daría mucho por asistir como interlocutor privilegiado a la «cumbre» hispano-alemana, con tantos pesos pesados de nuestra economía, y ya no digamos al encuentro privado entre Mariano Rajoy y Angela Merkel. Imagino la escena en la que ella felicita a su interlocutor en la Moncloa por los recortes ya practicados, mientras le insta a que siga metiendo en cintura a las autonomías -verdadera obsesión en Berlín, donde consideran que cualquier comparación entre el funcionamiento de sus länder y nuestras comunidades autónomas es, simplemente, descabellado-. Y quisiera ver si Rajoy reacciona como un estadista que sabe moverse como un pez resbaladizo entre el cercano (o no…) Hollande y la deseada Merkel.

Reconozco que, hasta ahora, ha podido, más o menos, hacerlo, aunque, para completar el cuadro, el presidente del Gobierno español debería entender que le corresponde una mayor iniciativa, más protagonismo, a la hora de tomar decisiones, en lugar de esperar a ver qué nos llega de Berlín, París o Bruselas.

Cuanto me hubiera gustado que Rajoy hubiese recibido la visita de Merkel mostrando que, para él, la política exterior comienza por la política interior y, por tanto, con un importante paquete de reformas y acuerdos domésticos, comenzando por el capítulo territorial, el más urgente y peliagudo. No ha sido así, pero no quiero hablar de oportunidades perdidas: afortunadamente, habrá más visitas y más encuentros. De momento, bienvenida, frau Merkel.

OFERTAS BRONCE

¡¡¡ DESCUENTOS ENTRE EL 1 Y EL 20% !!!

Desde el descuento más pequeño a las ofertas más increíbles, actualizadas diariamente

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído