Fernando Jáuregui – No te va a gustar – Desconfianza absoluta.


MADRID, 17 (OTR/PRESS)

Tengo ante mí los resultados de una encuesta, una más de las que reflejan los catastróficos síntomas de la devastación anímica que sufren los españoles como consecuencia de la crisis económica y, pienso que peor aún, de la crisis política. Resulta que esta encuesta en particular, elaborada por My Word para la Ser, muestra una desconfianza institucional sin precedentes de la ciudadanía en el Gobierno, en la oposición, en el Estado de las Autonomías y… en Europa. Más del setenta por ciento de los españoles se muestra absolutamente escéptico con la descentralización territorial, con la UE y, desde luego, con sus gobernantes pasados, presentes y posiblemente futuros.

Lo de menos, ante este panorama, es si el PP baja todavía algún punto más con respecto a las elecciones de hace nueve meses o si el PSOE no remonta los malos resultados de entonces. Ni siquiera me parece demasiado relevante que sean formaciones como Izquierda Unida o UPyD las que, de alguna manera, se beneficien de la crisis, a mi entender absoluta, del bipartidismo. Lo que a mí me parece verdaderamente destacable es esa atonía que los ciudadanos sienten como españoles, la carencia total de ilusión e ilusiones, el fatalismo de pensar que la cosa va a ir todavía a peor.

La lectura que los políticos «instalados» -en la poltrona del Gobierno o en la de la oposición_ hacen de estos devastadores resultados demoscópicos suele ser la de que es la crisis económica, que está cambiando la vida cotidiana a no pocos españoles empobrecidos, la que impulsa este nacional-pesimismo. No estoy tan seguro: de las crisis económicas se acaba saliendo. De las políticas se puede tardar mucho más. No entiendo a qué esperan las gentes a las que hemos elegido para que nos representen para tomar nota de que un país que solo busca héroes como José Tomás o los deportistas de turno ya ni siquiera les exige una mínima regeneración, unos planes para el porvenir. Simplemente, está pasando de ellos, y eso sí que me parece grave.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído