Fermín Bocos – Quimera rima con «senyera».


MADRID, 19 (OTR/PRESS)

Dice el artículo 64.2 de la Constitución que de los actos del Rey serán responsables las personas que los refrenden. Visto el revuelo que ha provocada una carta de don Juan Carlos publicada en la página web de la Casa Real y conocido que antes de colgarla fue puesta en conocimiento del presidente del Gobierno -a quien le pareció bien-, queda poco margen para escandalizarse a la manera como lo han hecho algunos dirigentes nacionalistas catalanes y vascos. Invitar como hace el Rey a «no alentar las disensiones, ni perseguir quimeras, ahondar en heridas o escudriñar en las esencias», parece un mensaje muy puesto en razón. No cita a nadie en particular, pero está claro que en este caso «quimera» rima con «senyera», la cuatribarrada bandera catalana que en su versión «estelada» portaban las miles de personas que el pasado día 11 de Septiembre inundaron el centro de Barcelona reclamando la independencia de Cataluña.

La novedad de la «Diada» de este año es que eran los dirigentes de CIU, la coalición que gobierna en la «Generalitat», quienes iban en cabeza de la manifestación. De ahí que se hayan sentido aludidos por lo que dice el Rey en su carta. Está bien el acuse de recibo del mensaje. Está bien porque son muchos los ciudadanos españoles que empiezan a estar hartos de la dialéctica asimétrica en la que tan expertos se han revelado siempre los dirigentes nacionalistas. Les parece correcto despotricar contra la «España que les oprime», pero tienen la piel de cristal cuando alguien refuta sus argumentos recordándoles la Constitución. Recordar, como hace el Rey, que la unidad es esencial para preservar la prosperidad de los españoles y, más en estos momentos de crisis económica y social, es algo más que una obviedad: es una llamada a la sensatez y la responsabilidad de los políticos.

La Constitución, que fue aprobada por amplia mayoría, también en Cataluña, nos ampara y obliga a todos por igual. También al Rey. Recordemos que, según el artículo 56, es el «Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones». Pues en eso está, según se desprende de su carta.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído