José Luis Gómez – A vueltas con España – El Estado se reinventa.


MADRID, 23 (OTR/PRESS)

El Gobierno de Mariano Rajoy ya avanzó la negociación de un nuevo modelo de financiación autonómica que entrará en vigor en esta legislatura. El anuncio de reforma inmediata del actual sistema de régimen común tiene tanta lógica que se debe al mero vencimiento del actual, en 2013. No es, por tanto, una respuesta a Cataluña, cuya reivindicación de partida no es reformar el sistema, sino hacer un pacto fiscal bilateral.

¿Hay nuevos criterios? Los habrá pero el Gobierno, de momento, se los guarda. Quizá haga algún avance en la Conferencia de Presidentes del 2 de octubre, en la que podría hablarse de este asunto, pero de entrada su gran reto es cuadrar el futuro sistema 2013-17 (si dura cinco años como el actual) con las duras exigencias de la Unión Europea para el déficit. En principio, cabe analizar la reducción de las desigualdades en financiación por habitante y mejorar las recaudaciones de las comunidades autónomas, lo cual no debería ser tan complicado, ya que hay pocas figuras tributarias. Según un estudio del profesor Santiago Lago, sin una mayor dureza en la restricción presupuestaria va a ser difícil que los gobiernos usen su capacidad normativa al alza para obtener más ingresos de cara a financiar sus servicios.

Además de ver qué se hace con los impuestos verdes, está en juego la mayor capacidad normativa en el IVA y en los impuestos especiales. Y en cuanto al impuesto que más recauda en España, el IRPF, tendría sentido que los ciudadanos percibiesen con nitidez qué administración les pide más dinero, ya que así podrían juzgar mejor qué hacen unos y otros con la renta que ceden al sector público. También volverá a tener protagonismo el congelado Fondo de Compensación Interterritorial (FCI). Una vez sin apenas fondos de la política regional europea para España, parece aconsejable que el Estado ocupe ese vacío con una política regional potente, bien planificada y sujeta a controles permanentes.

En cuanto a Cataluña, su singularidad tiene todas las trazas de encajarse en un Estado federal, tal vez distinto del actual. Pero esa reinvención del Estado trasciende el debate inmediato de la financiación autonómica, si bien este debate puede clarificar el verdadero asunto de fondo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído